EN CATEDRAL

http://www.jornada.unam.mx/2005/10/02/sem-cara.html
 
 
La Jornada Semanal,   domingo 2 de octubre  de 2005        núm. 552

MENTIRAS TRANSPARENTES

Felipe Garrido

EN CATEDRAL

Un muchacho me gustaba. Alto, moreno, delgado, siempre con libros. Un día, fuera de Catedral, me vio con uno, de Othón. Me lo pidió prestado y me temblaron las piernas. "La otra semana se lo devuelvo", me dijo. El domingo, a la salida, me quedé con dos amigas, esperándolo. "Ya vámonos", me decían y yo: "Un ratito más, espérenme." Hasta que tuvimos que irnos. Me alcanzó uno de sus amigos: "Se lo manda Manuel", me dijo. Al llegar a la casa lo dejé en cualquier sitio. Me tiré a llorar en la cama. Mi madre entró luego a consolarme. No le conté lo que pasaba; ni falta que hacía. Pasaron muchas semanas antes de que volviera a sentirme bien y regresara a Catedral. Años después me casé, tuve hijos y nietos, enviudé. Un día, moviendo cosas viejas, apareció el librito. Doblada en cuatro, entre sus páginas, había una hoja de papel escrita a lápiz: "Tuve que salir de la ciudad. Regreso en tres semanas. Después la espero, donde siempre. No me olvide."

This entry was posted in Books. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s