¿A dónde fueron mis palabras sucias de sangre de abril?

 
¿A dónde van las palabras que no se quedaron? 
¿A dónde van las miradas que un día partieron? 
¿Acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón? 
¿O se acurrucan, entre las endijas, buscando calor? 
¿Acaso ruedan sobre los cristales,
cual gotas de lluvia que quieren pasar? 
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? 
¿acaso se van? 
¿Y a dónde van? ¿a dónde van? 

¿En qué estarán convertidos mis viejos zapatos? 
¿A dónde fueron a dar tantas hojas de un árbol? 
¿Por dónde están las angustias, 
que desde tus ojos saltaron por mí? 
¿A dónde fueron mis palabras sucias de sangre de abril? 
¿A dónde van ahora mismo estos cuerpos,
que no puedo nunca dejar de alumbrar? 
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? 
¿acaso se van? 
¿Y a dónde van? ¿a dónde van? 

¿A dónde va lo común, lo de todos los días? 
¿El descalzarse en la puerta, la mano amiga? 
¿A dónde va la sorpresa, casi cotidiana del atardecer? 
¿A dónde va el mantel de la mesa, el café de ayer? 
¿A dónde van los pequeños terribles encantos que tiene el hogar? 
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿acaso se van? 
¿Y a dónde van? ¿a dónde van?




¿Y a dónde van? (Silvio Rodríguez Domínguez)

Las piedras rodando se encuentran..
y tu y yo algún día nos habremos de encontrar
Mientras tanto cuídate.. !Y que te bendiga DIOS!
No hagas nada malo que no hiciera yo...
Las Piedras Rodantes. (El Tri).

This entry was posted in Music. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s