… Los caminos del Señor (y del cambio social)

http://www.jornada.unam.mx/2006/11/12/index.php?section=opinion&article=020a2pol

 

Guillermo Almeyra

Los caminos del Señor (y del cambio social)

Si uno sólo observa la superficie, las direcciones de los partidos o los dirigentes políticos, debe concluir que los millonarios del Partido Demócrata en Estados Unidos y sus dirigentes ultraconservadores y sionistas, como Hillary Clinton, pertenecen a la misma familia que los republicanos tipo Rumsfeld o Cheney. O que Daniel Ortega (el millonario de la piñata, aliado de Alemán, del cardenal Ovando, de los contras capitalistas, que se llena la boca cínicamente con Dios y el amor) no tiene diferencias cualitativas con los liberales ligados desde siempre al imperialismo y, por eso, sólo conquistó cerca de 39 por ciento de los votos. Esa es la "teoría" de los infantiles, para ellos "todos son iguales", Lula o Alckmin, AMLO o Calderón, Evo Morales o los secesionistas, y Kirchner es calificado de "fascista".

Pero resulta que Washington, por un lado, y millones de pobres, trabajadores oprimidos, por el otro, optan y eligen, por alguna razón por los que son "menos iguales" (o por los que podrían conducir a resultados diferentes). La política es el arte de lo posible, de lo que permite aportar algo a la construcción de la autoconfianza y de la politización de los oprimidos. No se basa sólo en el deber ser y en las normas morales aunque, por supuesto, en el caso de quienes luchan por una sociedad sin explotación ni opresión y, por consiguiente, por construir en ese combate nuevas relaciones sociales, la exigencia de ética y las normas morales son una necesidad irrenunciable, al igual que las críticas a los corruptos y oportunistas. Lo que no entienden los infantiles autoproclamados "puros" es que el imperialismo, en la fase actual, no tolera ni siquiera reformas democráticas y es incompatible con gobiernos o dirigentes que pretenden darle un papel mayor al aparato estatal, líderes que no aceptan los TLC ni al FMI, que buscan darse una base de masas independiente, aunque sea con métodos demagógicos. Por eso la victoria de los demócratas debilita la guerra en Irak y al dólar, la de Daniel Ortega preocupa en Washington y Kirchner es considerado "comunista".

Si los votantes, conociendo los grados de corrupción y de cinismo de los Ortega, les dan su sufragio o votan por los demócratas, que también conocen, para golpear a los republicanos, es porque ellos usan cada vez más, a falta de otra cosa, la urna como maza, pero no creen que su apoyo al enemigo de su enemigo les comprometa demasiado ya que sólo buscan agruparse, cambiar la relaciones de fuerzas y avanzar… Después se verán, frente a un gobierno más débil, dependiente de quienes lo votaron.

Oaxaca votó arrasadoramente en las pasadas elecciones por el PRD. ¿Significa eso que se subordinó a la dirección del mismo? Por el contrario, la fuerza de la unidad que respalda a la APPO y que le permite actuar como un poder "de abajo", legítimo, frente al poder legal pero ilegítimo que mal controlan Ulises Ruiz y el gobierno federal, se reforzó con esa participación electoral que, al mismo tiempo, permitió afirmar la independencia frente a los aparatos, pues muchos optaron por votar AMLO pero rechazando al mismo tiempo los candidatos impopulares impuestos por éste.

La resistencia popular en el campamento en el Zócalo y en Reforma y calles aledañas del DF, estimuló también el desarrollo de las experiencias de doble poder oaxaqueñas. La unidad entre las bases electorales del PRD, sus militantes, las organizaciones sociales, los sindicatos como el de maestros, con sus diversas tendencias, pesó enormemente para obtener el apoyo de la población y de los intelectuales. Por eso Oaxaca es hoy el centro de construcción de una política alternativa no institucional en el país, el centro mayor de resistencia contra el fraude y las imposiciones antidemocráticas, el motor de la lucha por la libertad de todos los presos políticos mexicanos y el principal punto de apoyo de la lucha por la autonomía, lograda ocupando municipios por resolución de asambleas populares o recuperando medios de comunicación utilizados anteriormente para pervertir las mentes. Actualmente es indispensable un frente único nacional que agrupe a la APPO, asambleas populares de otros estados, CND, PRD y AMLO (que no son lo mismo), la otra campaña, sindicatos que votaron el programa de Querétaro, para organizar un paro cívico nacional el día 20 por la expulsión de Ulises Ruiz, una Constituyente estatal, la libertad de todos los presos y la aparición con vida de los desaparecidos, el castigo a los represores, el rechazo al fraude que puso a Calderón en Los Pinos y la organización por doquier de comités de organización de la convención nacional democrática. El congreso de la APPO podría ser una buena ocasión para impulsar ese llamado a un frente amplio social de reconstrucción nacional.

 

Quien condicione su apoyo a la lucha de los oaxaqueños y de la APPO por cálculos mezquinos no sabe que los caminos para la organización de los oprimidos y para su independencia política no son rectos ni están dados de antemano. La revolución no la hacen los revolucionarios "puros" sino que es ella, la revolución, la que construye revolucionarios en masa porque nace no de un camino trazado en los libros sino del odio contra las reiteradas injusticias y opresiones del pasado y contra las afrentas del presente.

 

 

http://www.jornada.unam.mx/2006/11/12/index.php?section=opinion&article=016o1pol

 

Bajo la Lupa

Alfredo Jalife-Rahme

Baby Bush y la maldición de Gilgamesh

La antigua Mesopotamia no es una tierra común: todavía susurran sus moradores modernos que ronda por ella el fantasma del demiurgo babilónico Gilgamesh, quien reinó en Uruk 2 mil 700 años antes de Cristo, con antelación a la narrativa bíblica.

Irak ha sido el cementerio de varios imperios, incluyendo el corto legado estadunidense, y sus invasores suelen sufrir en forma devastadora la venganza de Gilgamesh, quien nunca pudo obtener el secreto de la inmortalidad, por lo que de vez en cuando se escuchan sus lamentos subterráneos en la ribera del Eufrates.

Hubiera sido demasiado pedir al errático Baby Bush aspirar a la inmortalidad, pero en términos mas bursátiles y terrenales no pudo capturar su objetivo principal: el petróleo de Irak.

Lo que Gilgamesh no pudo obtener para sí mismo no iba a permitir que otros imperios, como la torturadora teocracia bushiana de corto alcance metafísico, lo adquiriesen, así fuese a niveles vulgares.

La venganza de Gilgamesh ha sido doble: primero en Irak, con la detención de la invasora dupla anglosajona, y ahora en el propio suelo estadunidense, donde prevaleció el tema del empantanamiento militar como prioridad electoral.

La maravillosa sociedad civil estadunidense se repuso de su letárgica intoxicación multimediática para propinarle a Baby Bush la lección de su vida en las urnas que, más que electorales, resultaron funerarias para el Partido Republicano, vapuleado en la Cámara de Representantes, el Senado y las gubernaturas (que incluye la justicia divina del triunfo en Ohio, donde se fraguó uno más de los fraudes bushianos). Más aún: los demócratas descuelgan 275 puestos en las elecciones legislativas estatales (Democracy Now!, 8/11/06).

El triunfo de los demócratas es también la apoteosis que la justicia divina nos debía a los pacifistas del planeta entero, quienes repudiamos el belicismo a ultranza de Baby Bush controlado por los neoconservadores straussianos, es decir, los neomoabitas veneradores de Moloch que manejan la banca israelí-anglosajona, la cual sale derrotada desde Medio Oriente hasta el medio oeste estadunidense: es el triunfo de la civilización concretizada en las urnas de la voluntad democrática por encima de la barbarie de Abu Ghraib.

Uno por uno van cayendo los mendaces mandatarios que inventaron el engaño de las "armas de destrucción masiva" como coartada para capturar el petróleo de la patria de Gilgamesh: Aznar fue sacado a patadas en España por su lúcido electorado, y luego, en Gran Bretaña, Blair prefirió ceder el poder por la puerta trasera a Brown en la primavera entrante. Baby Bush imita con mayor impacto la suerte maldita de sus dos aliados principales en la invasión ilegal y unilateral a Irak. Es la revancha trimilenaria del demiurgo babilónico Gilgamesh.

El 7 de noviembre significa un parteaguas de dimensión histórica, y en ese sentido representa un golpe de timón decisivo contra todo la insanidad mental que brotó a caudales desde el 11/9.

El 7/11 es superior al 11/9 en la medida en que rectifica y modifica la geometría política nacional y global: sus alcances no son solamente catárticos, sino regenerativos de lo que pudiera concretarse como el nuevo orden mundial en una mejor convivencia universal. El triunfo de los demócratas, nuestro triunfo, es festejado en todos los rincones del planeta, porque puede poner fin a la pesadilla del unilateralismo bélico bushiano.

Pero el 7/11, un verdadero "anti-11/9" telúrico, es todavía más profundo, porque marca y enmarca las nuevas corrientes históricas de la desglobalización y asienta el viraje hacia el centro-izquierda desde Brasil hasta Estados Unidos, con pocos días de diferencia, en lo referente al continente americano.

Paul Krugman, el israelí-estadunidense, quien está resultando todavía mejor pensador que economista, aduce correctamente que el "movimiento conservador" llegó a su fin: "asistimos a la caída del movimiento conservador, la poderosa alianza de individuos acaudalados, intereses trasnacionales y la derecha religiosa que se configuró en la década de los 60 y los 70": The New York Times (10/11/06).

Desde el thatcherismo y la reaganomics, el conservadurismo anglosajón (ya no se diga sus caricaturas tropicales) degeneró en una "maquinaria política corrupta" y alcanzó su paroxismo cuando el Capitolio fue asolado por el "síndrome Kamel Nacif", que expuso el fariseísmo de los republicanos, el autonombrado partido de la moral familiar. La gran nación estadunidense castigó en las urnas la corrupción contable de Enron y la putrefacción de la ética y estética gubernamentales mancilladas por el equipo bushiano, una verdadera kakistocracia (el gobierno de los peores).

El Partido Republicano perdió su alma en su extravío globalizador. Fue demasiado el dinero que acumuló, despojando 80 por ciento de los ahorros del resto del género humano ultrajado, para que no hubiese podido sucumbir a los excesos en los que desemboca el acaparamiento del capital desde Sodoma y Gomorra.

Daddy Bush retoma el control del Pentágono por la vía de Robert Gates, quien se hará cargo de la "retirada airosa" de Irak. A ver si se lo permite Gilgamesh. El sonoro repudio a su hijo Baby Bush obliga a lecturas multidimensionales debido a que, pese a su decadencia, Estados Unidos sigue siendo el primum inter pares (el primero entre iguales) de las potencias mundiales, por lo que los efectos de la "revolución democrática" del histórico 7/11 tienen ya repercusiones en todos los rincones del planeta.

Hillary Rodham Clinton y John MacCain se perfilan como los contrincantes en las elecciones presidenciales dentro de dos años, lo que traduce que Estados Unidos abandona el doble fundamentalismo de la extrema derecha religiosa y la plutocracia neoliberal. En México, Salinas y Felipe El Breve entraron en pánico y la suerte de cada uno ha sido echada como reflejo de la de su amo texano quien puede ser llamado a juicio público para ser desaforado: el ominoso impeachment que empieza a cobrar vigor.

Muy hábil, la primera mujer líder en la historia de la Cámara de Representates, Nancy Pelosi, había tranquilizado a los votantes dubitativos de que no se pronunciaría por el desafuero. The Daily Telegraph (9/11/06) expresa el "clamor de los demócratas por desaforar a Bush" debido a su "conducta en Irak" y "su papel en la revelación de Valerie Plame como agente de la CIA", así como los "negocios de la guerra" que beneficiaron a Halliburton, la anterior empresa de Cheney, otro cadáver pestilente. Por menos defenestraron a Richard Nixon, y los republicanos en forma hipócrita intentaron aplicar la misma receta a Clinton por un vestido azul manchado.

Terry McAuliffe, anterior presidente del Partido Demócrata, sentenció que la "presidencia de Bush había concluido" y que el "hombre que pasaría a la historia como el peor presidente de Estados Unidos" sería llamado "a rendir cuentas".

Muy previsor, Gore Vidal, consagrado escritor y familiar de Al Gore, en su reciente entrevista con Alex Jones (29/10/06) levantó la posibilidad de reabrir la investigación de la hilarante "Comisión del 11/9".

Nos encontramos en el acto final de la tragedia bushiana, que quizá no llegue a término.

 

 

——————————————————————————————————————-

Pues bien, entre semana vino de nueX a visitarme la semita con su pesimismo e incredulidad inmensas. Le comentaba que la elección en EUA iba a ser monitoreada en ese país, en diferente forma, pero tal y como tratamos de hacerlo en México, pero en el que siendo autocríticos nos falló la lectura, más de esos tienen acceso a internet. Me comentaba que era inútil, al final ganarían los que están en el poder. Si todos en el planeta tuvieramos esa actitud y renunciaramos a luchar a brazo partido por nuestros "sueños" estaríamos fritos.

Afortunadamente, un poco tarde, pero la sociedad civil estadunidense ha despertado de su letargo. Pero lo hace pisando fuerte, aunque el camino lo comenzamos en Latinoamérica, no se les olvide. ?Habrá influido la participación de Chávez en la ONU? ?Cuantos de los que leyeron el texto de Chomsky (que alcanzo los primeros lugares de venta en el portal de amazon) han votado por los demócratas? El giro sin ser puro es claro, la "so called" centro-izquierda está ganando adeptos al sur del Bravo.

Pero necesitamos el apoyo de todos aquellos "infantiles" como los llama Almeyra; la lucha está inacabada. Parece que muchos en México creen que por el conflicto en Oaxaca hemos olvidado que hubo un fraude colosal el pasado 2 de Julio de este año. No señores, parafraseando a Mac Murphy en Atrapado sin Salida: "We are just WARMING UP". Pero necesitamos TU apoyo en este momento coyuntural en el que el timing lo puede decidir todo para bien o para mal. Mientras nos debatimos en falsos dilemas de purezas, en lugar de organizarnos momentáneamente (después nos sentamos y resolvemos nuestras diferencias con mucho gusto, y de mi parte estoy dispuesto a ceder espacios) para la batalla decisiva, los "contricantes" tienen bien definidos sus objetivos y nos llevan mucha ventaja.

?Nos vamos a montar en la cresta democratizadora de Latinoamérica o esperaremos pacientemente el momento "correcto" para "estirilizar" a las masas? El movimiento pacifíco en Oaxaca nos está marcando el ritmo, y el apoyo del EZ es una buena señal, pero no son suficientes para lo que pretendemos. La Ultraderecha ha caido en la primera potencia entre las potencias, más allá de nuestra frontera norte. Y algunos allá arriba en México se han quedado sin ese apoyo. ?Es necesario esperar más? ?No podremos por el momento, hoy, ir brazo con brazo? ?Podríamos después de conquistar nuestro objetivo inmediato seguir siendo críticos al gobierno que la mayoría eligió democráticamente?

Un abraX oportuno,

M@rcX

Norwich, GB.

12/11/06

 

 

 

 

 

 

 

 

This entry was posted in News and politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s