Que ese es el problema: que ya no nos respetan (2)

El gobierno —lo hemos visto nosotros en cualquier lado— es como un intermediario: le quita al pobre y se lo regala al rico. Y nada más, cada vez que hay elecciones, para taparle el ojo al macho —como se dice—, o sea para controlar a la gente, pues nada más: bueno, pues vamos a repartir unas cuantas despensas, algunas gorras, unas playeras, unos medio fondos, calzones —no sé lo que se pueda—.

 

Y ya la gente, pues tiene necesidad, ni modo, ¿qué va a hacer? Pues va y vota. Como quiera, no importa por quién voten. Porque ellos van a hacer la cuenta como les convenga. Y hasta dentro de tres años, otra vez, que venga el que quiera ser presidente municipal. O seis años, el que quiera ser gobernador o presidente de México. O diputado, o senador, o síndico, lo que sea cada quien en cada lugar.

 

Y mientras tanto, el resto del tiempo, ni quien se acuerda de aquí. Sólo se acuerdan cuando pasa una desgracia: que si viene un ciclón y se empieza a caer todo: tantos muertos. Ahí sí sale en la noticia. Pero los niños que se están enfermando por el veneno de Tersa —de la empresa ésa que nos dijo el compañero—, eso no va a salir en el periódico.

 

Hasta que se mueran un buen tanto. Si se mueren dos, tres, no vale. Y ¿qué le decimos pues a la mamá, o al papá? No pues tu hijo se murió, pero no es noticia, hasta que se mue… Júntate varios que se mueran, y entonces sí ya el gobierno va a hacer algo. ¿Por qué? Ahora resulta que para que nos volteen a ver, nos tenemos que morir.

 

Que fue lo que tuvimos que hacer nosotros. Porque como indígenas no nos miraban. Tuvimos que irnos a morir a la calle, peleando. Y entonces, sí dijeron: ¡ah! sí es cierto, hay indígenas en México. ¡Ah! sí es cierto, están bien jodidos. ¡Ah! sí es cierto, no los respetan su cultura. Hasta entonces.

 

Entonces, nosotros estamos diciendo: si es que nos vamos a tener que morir todos para que nos tomen en cuenta, pues ¡de balde! pues ya estás muerto. Ya para qué te tomaron en cuenta. ¿Quién va a leer la noticia de nuestra muerte? Nadie, porque todos van a estar muertos. A la hora que México se muera, el que va a estar leyendo la noticia va a ser el extranjero que se quedó con todo.

 

Y entonces, nosotros decimos: ¿nos vamos a esperar hasta el 2012, a ver si ahora sí ponemos un buen candidato? No aguanta el país. No aguanta ya. Ya la gente ya está harta, ya está buscándole por dónde le va a hacer. Porque aquellos que todavía pensaban: no pues yo, si aquí no la hago, me voy a ir para el otro lado. Ya no se va a poder, ya están cerrando los gringos: están haciendo su muro ése. Y si no te ahoga el río, te agarra la migra, o te matan los rancheros.

 

O te hacen como quieren cuando estás trabando allá. Porque también tenemos compañeros del otro lado y nos contaron:

—Aquí si te pasa una desgracia, que te están asaltando, o te están matando, no puedes decir ayúdenme a la policía.

Porque la policía te va a preguntar:

—A ver, ¿tienes papeles?

—No.

—Pa’ fuera.

—Pero es que me están matando.

—No, eres ilegal, no tienes derechos. Vas pa’ fuera.

 

Entonces, se va uno a morir a una tierra extranjera pues. Lejos de su familia y todo. Y luego pues les pagan una miseria. Nos platicaron pues que los tienen trabajando dos, tres meses en la pizca, y cuando ya va a llegar el día de la paga, le avisan a la migra. Y llega la policía migratoria y se levanta a todos, y de regreso. Y el patrón no le pagó a nadie, contento. Nomás le dio a la policía un tanto.

 

Y por eso sale en las noticias de que agarran a muchos indocumentados. Son los mismos patrones los que los denuncian. No es cierto que los agarran así descuidados. No es que uno va caminando en la calle y lo agarra la migra. No, cuando está trabajando y cuando va a cobrar. Cuando exige sus derechos, cuando pide justicia, cuando pide libertad, es cuando lo denuncian y lo echan para atrás.

 

Entonces, esos extranjeros se están metiendo aquí. Nos están haciendo daño aquí, y también si cruzamos al otro lado, nos están haciendo daño.

 

Y entonces ¿qué vamos a hacer compañeros? Porque aquí están todos estos problemas y aquí dice que el gobierno no hizo caso. Aquí dice que la ayuda que llega… Y nos platicó también el compañero de la tercera edad que te piden dinero para entrar, porque te van a dar dinero, y no te dan dinero: nomás les quitaron los 130 pesos. Y en otros lados nos dicen que les van a dar y ya mero llega, y ya mero llega, y se ve que el que lo quiere repartir ya se compró un carro, ya tiene una casa. Pues que se está quedando con todo el dinero.

 

¿Y que el gobierno no sabe? Sí sabe. Claro que sabe pues, si es así como reparte. Hagan de cuenta que es como un ladrón que tiene una banda, pues le tiene que dar a cada tanto pues. Pero a los que son las víctimas, pues es el pueblo de México, todos.

 

Las escuelas, nos están platicando pues. Que la escuela es pública y gratuita —se dice—, cualquiera puede entrar sin pagar. Pero está la cuota, está el uniforme. Está que una cooperación, y ahora los cuadernos, y ahora los libros. Entonces resulta que uno sí está pagado la escuela, que dice el gobierno que es gratis.

 

Que la salud, que hay para todos. Ya les platiqué eso de que te tienes que enfermar de lo que dice la lista. Si te enfermas de otra cosa, que dios te bendiga ¿no? Como si uno puede escoger qué enfermedad tiene. No puede escoger: la que le toca, ésa es la que le toca. Pero vas al Seguro Social pa’ ver si te van a dar cita. Y si ya entraste, ni te voltean a ver.

 

—¿Usted cómo se llama?

—Urrutia Tejada.

—Bueno, ¿qué tienes? ¿cuántos años tienes? Pues estás… gripa, ahí tómate unas pastillas.

 

Ni siquiera lo volteó a mirar el doctor. Ahí sentado, nada que te revisan, ni nada. Y si le preguntamos al doctor ése porqué hace así, pues dice: es que me tienen con mil pacientes en una semana, no me pagan, me están quedando a deber, no tengo derechos laborales. ¿Y yo qué culpa tengo?, va a decir el paciente. Entonces, ¿de quién es la culpa? Pues del gobierno.

 

Entonces, nosotros vemos que no importa qué gobierno es: no está para servir al pueblo. Aunque dicen que para eso están, cuando piden el voto. Si tú le preguntas al presidente municipal de Altamira: ¿usted para qué está? “Yo estoy para el pueblo de Altamira y yo estoy dispuesto a todo por él”. Y le preguntamos al gobernador para qué está en Tamaulipas: “yo, para servir a Tamaulipas”.

 

Pero hay dos Tamaulipas: el del que tiene, y el que no tiene. Entonces, cuando el gobernador Eugenio Hernández dice: “yo estoy a favor de Tamaulipas”, está a favor del Tamaulipas que tiene dinero. Y ese dinero lo agarran del que no tiene, o sea, del que trabaja.

 

Entonces, nosotros decimos: no pues, para qué tanta vuelta y vuelta. Si vamos a ir a hablar con el gobierno, es para decirle que se vaya. Lo que nosotros queremos —claro se los decimos compañeros— es derrumbar al gobierno, tumbarlo. A todos: al presidente municipal, al gobernador, de todas partes, al diputado, al presidente de la República, a todos, que no quede ninguno. Que el que no alcance a correr para Estados Unidos, meterlo a la cárcel, porque todos tienen delito. Todos, no hay quien se salva.

 

El que no mató, robó. El que no robó, engañó. El que no engañó, defraudó. Porque aquí, en México, los delincuentes y los criminales son gobierno. Y la gente que trabaja está en la cárcel. Ésa es la ley. Así está la justicia. Si tú tienes una necesidad o un problema, que te hicieron una maldad, y vas con el juez: “oiga, el señor ése me hizo un perjuicio, me machucó, me rompió tal cosa, justicia” ¿Cuánto? ¿No, a poco no pregunta así?

 

Y ahora resulta que si un coche de un rico atropella a una señora pobre. Y va con el juez, la señora pobre le tiene que pagar al rico porque le rayó el carro. Así es de ridículo pues, lo vimos en varios lados ahí. Porque el juez se vende. Y el que tiene el dinero pues es el rico, el pobre no tiene dinero pues, está esperando eso.

 

Entonces, ¿para qué vamos a estar sosteniendo pues esos gobiernos? Porque además les estamos pagando. Porque con los impuestos, lo que se paga de la luz, del teléfono, del gas, de todo eso, con eso están comiendo ellos. Pero no tienen llenadero. No crean que si un político tiene un millón, dice: “ya tengo un millón de pesos, me voy a estar tranquilo”. No, quiere diez. Y si ya tiene diez ¿se contentó? Quiere cien. Y si tiene cien, quiere mil.

 

Y así se hizo la fortuna el rico éste, el amigo de Salinas de Gortari y de Fox, y de Calderón, y de López Obrador, y de todos los políticos, que es Carlos Slim. Que es el tercer hombre más rico del mundo. ¡Fíjate! ¿cuánto tendrá? Pues ése hasta caga dinero, yo creo. ¿Y dice: “no pues ya me voy a quedar así”? No, quiere llegar a ser el primer. Y ¿de dónde va a sacar el dinero? Pues de los mexicanos y las mexicanas. Ahí está, ya ven que dice: “todo México es territorio Telcel”. Mentira, nosotros ya recorrimos todo México y no es cierto. Lo único pues, hay que meterlo a la cárcel por mentiroso, además de por ladrón.

 

Pero ahí andan todos pues con su telefonito, y que éste está más bonito, y que éste tiene lucecitas. Y está agarrando pues el dinero, y el dinero, y el dinero. Y ¿cómo están sus trabajadores? Bien jodidos. No tienen derecho a sindicato, no tienen Seguro Social, no reciben sus derechos laborales, ni tienen buena paga. Están como cualquiera. Porque de eso está viviendo.

 

Entonces, compañeros y compañeras, nosotros ahora sí queremos decirles unas cosas. Primero, pues que no es sólo EZLN que está en esto. Nosotros estamos en Chiapas, sólo con pueblos indios. Y ahí nos quedamos. Pero aquí en la Otra Campaña hay de todo el país. Hay otras organizaciones. Cada quien hay quién organiza obreros, quién organiza colonos, quién organiza estudiantes, pueblos indios, señores de la tercera edad.

 

Cada quien está en su lucha, peleando pues fuerte. Pero está solo. Y por eso nos pegan en un lado y nos pegan en otro, nos engañan, o no sabemos qué está pasando. Si no venimos aquí, pues no sabemos todo lo que sale aquí que han hecho en Altamira, Tamaulipas, y Madero. Aquí está: tiene fotos, datos, todo, no es mentira. No es que alguien nos va a decir: no pues es que lo inventantes. No, aquí está: tal día, tal hora, el señor tal hizo esto. Está demostrado.

 

Y hay otras cosas que no necesitan demostrarse: que si sube la gasolina, sube el pasaje, lo sabemos. Y si sube la gasolina, va a subir la leche, el pan, los refrescos, todo. Porque cuando vayamos a reclamar al… ¿por qué está más caro? Pues es que yo tengo que pagar más de transporte, de la gasolina. Cuando sube la gasolina, sube todo, eso está claro.

 

Y ¿por qué? si este país es productor de petróleo. ¿Por qué es tan cara la gasolina? Debía ser más barata. ¿Por qué es más cara que en Estados Unidos? Y nosotros le estamos vendiendo el petróleo y la gasolina a Estados Unidos. Pues porque nuestros gobiernos están de rodillas con los gobernantes gringos. Y con el extranjero. Cualquier extranjero.

 

Si quieres vivir bien en México, tienes que nacer en otro país y tener dinero. Pero si eres de aquí, mexicano, y trabajas y eres pobre, te tratan peor que si fueras un animal pues, o un criminal.

 

Entonces, lo que hicimos nosotros fue ponernos de acuerdo en cada lugar donde estamos pasando, donde se están organizando. ¿Nos vamos a luchar juntos? Sí. ¿Cómo? Pues si nos hacen algo a uno, ¿tú me apoyas? Sí, yo te apoyo. Entre todos nos estamos diciendo eso. Pero luego dicen: pero bueno, ¿qué vamos a hacer con nuestro país? Porque yo sé que mi problema como pueblo indio de Chiapas no se arregla solo. No se puede arreglar sin Tamaulipas pues. Se necesita Tamaulipas.

 

Y entonces, si el de Tamaulipas me dice: no pues mi problema tampoco solo, se necesita también Chiapas. Pues vamos a unirnos, decimos nosotros. ¿Para qué? Pues para hacer una rebelión nacional. Así, claro, les digo pues. No con armas, sino con la lucha de la calle. O de la montaña, donde esté cada quien. Y ¿qué es lo que vamos a proponer? Que se caiga el gobierno.

 

Y les vamos a dar un plazo: tal día a tal hora, el que no se va: a la cárcel. Y luego, ¿qué va a pasar, quién va a gobernar y qué vamos a hacer? Compañeros: no necesitamos esos gobiernos. Van a ver como empieza a marchar todo, si la misma gente se empieza a poner de acuerdo.

 

Altamira va a caminar mejor sin el presidente municipal, se los aseguro. Y Tamaulipas va a ser un territorio libre y soberano —porque así debe decir— cuando no tenga el gobernador que tiene. Cuando no se siente otro cabrón —o cabrona— ahí, sino que el pueblo mande. Porque eso es la democracia.

 

Y entonces, toda esa riqueza que se están quedando los ricos y todo eso, se reparte entre la gente, la que trabaja. Porque si no ¿de dónde sale ese dinero que tienen ellos, que se pagan? Estábamos haciendo la cuenta de lo que gana el gobernador de Tamaulipas, y está ganando como 6 mil al día, 6 mil pesos al día de su sueldo. Más lo que se mocha el narco, más lo que se moche la empresa, más lo que se moche los que están contaminando, más que el que le da para que le dé una ley a su favor, todo eso, pues fácil ganará 10, 15 mil pesos al día. Imagínense pues.

 

Un salario mínimo tarda —¿qué?— pues un año ¿no? Casi un año para ganar lo que él gana en un día. Y aparte no gasta, porque le dan para la gasolina, le dan un chofer, le dan carro, le dan avión, le dan helicóptero, le dan de comida. Si se enferma, tiene seguro —pero no el seguro popular—, él se va a Houston para que lo curen, pues lo sabemos.

 

Los que son estudiantes, jóvenes, que van a la universidad. Que dicen: no pues yo voy a darle duro y voy a ser doctor, y voy a trabajar y a poner un consultorio, o a trabajar en el Seguro y ahí voy a ganar dinero para mi familia, para vivir bien. No es cierto. Cuando salga a buscar el empleo, va a ver que si no tiene palancas, no le dan el trabajo. Aunque sea un buen cirujano, no agarra el trabajo. Lo agarra el compadre de Eugenio Hernández, aunque sea un tarugo que no sabe ni hacer un café, ése va a ser el jefe del hospital.

 

Porque no se reconoce pues el trabajo de la gente. Si es muchacha peor. Si es muchacha, va a decir: ahí no me importa si estudiaste mija, si no si estás buena o no estás buena. De plano lo dicen así. Y que no pues está chaparrita y gordita, y prietita: no. “No, pero es que yo sé hacer muchas cosas”. No me importa, yo quiero otra cosa. “Pero es que aquí dicen que solicitan trabajo”. No pero así decimos, pero en realidad queremos otra cosa. Y a ¿quién se le pide justicia? ¿Al gobierno? Pues si ése hace igual.

 

Entonces, lo que nosotros decimos es que ya no se puede hacer así. No podemos estar pensando que al otro día va a ser igual, y al otro día va a ser igual, y todos los días va a ser igual. Y estos críos van a crecer y va a ser igual. Y sus hijos van a ser igual. Y decimos: ¿por qué? Porque además no va a ser cierto: no va a ser igual, va a ser peor siempre. Cada vez peor.

 

Entonces, nos estamos poniendo de acuerdo entre todas estas organizaciones a nivel nacional. Y nos estamos conociendo, por eso estamos pasando en cada lugar. A ver dónde hay compañeros, donde hay gente, necesidad. dónde hay gente que está dispuesta a luchar, porque eso es lo que estamos preguntando. ¿Quién está dispuesto a luchar? Y si alguien me dice: no pues yo ya estoy muy viejito, yo ya no. Aquí cabe, porque no se trata de ir a correr, se trata de exigir los derechos.

 

Y si dice: no pues yo estoy muy chiquillo. Cabe, porque es el país que vas a tener que trabajar. No, es que soy mujer: cabe. Hombre, joven, punk, dark, el que sea cada quien, como es cada quien, cabe aquí. Y se trata que esta lucha responda su demanda de justicia, no la de un político. Nosotros no estamos buscando que si vamos a ser presidente, y que… No. Que cada quien, en cada lugar, se organice, luche, junto con todos. Y empiece a haber justicia. Y seamos libres, y seamos independientes. Porque ahorita no hay indepedencia.

 

Ésta, decimos nosotros, es la lucha por la segunda independencia. La primera fue contra los españoles. Ésta, que es la segunda, es contra todo el mundo que nos quiere acabar como país.

 

Entonces, lo que nosotros les pedimos compañeros y compañeras, que lo piensen. Que se informen con los compañeros que están de la Otra Campaña que fueron los que nos invitaron aquí, aquí a Altamira, cómo está ese… —mucho gusto, ándele, no se mande nomás porque luego…—.

 

Entonces, nosotros les pedimos compañeros, compañeras, pues que piensen bien qué van a hacer. Porque eso de por sí va a pasar. Y cuando se empiece a escuchar la bulla de que ya se está levantando la gente en todo el país, ustedes van a pensar: “a nosotros nos avisaron que iba a pasar, entonces tenemos que decir qué vamos a hacer aquí en Altamira. Si vamos a ver que pasan las cosas, o a ver qué nos dicen las noticias —que primero no van a decir nada, hasta que ya pasa—.

 

Y entonces ustedes tienen que decir: bueno, ¿qué vamos a hacer nosotros y para qué? ¿Qué es lo que hay que hacer? Luchar aquí en Altamira, aquí en Monte Alto, aquí en esta calle, aquí en esta casa, ahí es donde hay q ue luchar. ¿Para qué? Para que aquí —no en otro lado— haya justicia, haya libertad y haya democracia.

 

Ustedes saben que si necesitan algo, tienen que ir y pedirle al presidente municipal. Tiene que ser al revés. Si el presidente municipal quiere algo, va a tener que venir permiso a ustedes. Y ustedes dar órdenes. Porque es donde nosotros decimos: el gobierno tiene que obedecer y el pueblo tiene que mandar.

 

Entonces, viera que es que es al revés, que ustedes dijeran: a ver, nosotros los vecinos de las colonias aquí en Monte Alto, presidente municipal preséntate aquí a tal hora. Y que venga, y le digan: ay no podemos, date otra vuelta. Así como nos hace a nosotros: date otra vuelta y otra vuelta. O párate ahí en el sol. “Es que ya tengo que comer”. Espérate, porque ahorita estoy en otro asunto. Y ya que lo traigamos vuelta y vuelta, va a decir: vas a pavimentar esa calle. “No, pero es que mi…” No, es la orden, y si no, te quitamos.

 

Entonces, tienes que ir con Obras Públicas y pavimentas esa calle, y tapas esos agujeros. Porque es lo que tiene que hacer el gobierno: obedecer a la gente. Eso es lo que queremos. No que alguien otro va a llegar a mandarnos. Queremos que llegue a obedecernos. Ahí ya cambió la cosa pues. Por eso no estamos con los partidos políticos electorales. Hay otros partidos pues que están, pero no están en lo electoral, están por otro tipo de lucha.

 

Entonces, ahí piénsenlo compañeros. Si es que les interesa, pues pregunten con los compañeros aquí de Altamira que están en la Otra Campaña. Y vamos a unirnos. Y ese día va a llegar y no va a tardar. Si alguien piensa: no pues es que yo ya tengo edad, no me toca verlo. Lo va a ver. Lo va a ver, se lo prometo. Porque ese Calderón no vamos a dejar que acabe.

 

Ahorita lo que está haciendo Fox, ¿a poco no da coraje? Porque ya se está burlando de uno. Está diciendo que todo está bueno, que todos están contentos. Y uno está viendo que no es cierto. Como que se burla de uno, ya da coraje. Antes daba risa, porque decía puras tonterías. Pero ahorita ya nos está dando coraje ¿no?

 

Y viera que llega ese día, lo primero que vamos a hacer es meterlo a él a la cárcel. por mentiroso también, y por todo el daño que nos hizo. Pues ésa es nuestra palabra que les traemos, compañeros y compañeras. Gracias.

 

 

 ————————————————————————

 

¡Ah! Altamira, lo primero que se me viene a la mente es esta melodía que interpretaba el Pedro Infante (Infame, le dice el Yoyo).

 

http://www.seeklyrics.com/lyrics/Pedro-Infante/El-Mil-Amores.html

Pedro Infante – El Mil Amores Lyrics

De Altamira Tamaulipas 
traigo esta alegre canción
y al
son del viejo violín 
y jarana canto yo

Pa´ las
mujeres bonitas
que son de mi adoración
de
Altamira
Tamaulipas 
traigo esta alegre canción

Si la vida
es un jardín 
las mujeres son las
flores
el hombre es el
jardinero
que corta de las mejores

Yo no tengo
preferencia 
por ninguna de las
flores
me gusta cortar
de todas 
me gusta ser mil amores

Dichoso aquel
que se casa 
y sigue la vacilada
siempre anda jugando
contras 
a escondidas de su amada

Pero más dichoso
yo 
que no me hace falta nada
tengo viudas y solteras

y una que otra casada

 

 

Pero hay más que eso, por ahí, cerquitita de Monte Alto, Altamira estuve estudiando la prepa, ahí meritito donde se preparan a los que serán líderes de esta region Tamaulipeca, cómo bien le llama el sup más tarde.

 

Pues sí, por tres años me codié con la crema y nata del Puerto, y hasta, cosa extraña, me eché unos partidos con ellos (uno de estos cuates me dijo que me parecía al Chima Ruíz, ese al que le quebró la pata el Sheriff Quirarte, yo estuve en el estadio ese día y hacía un fríazo de la fregada, tiempo después el Chima terminó jugando para CHIVAS), en las canchas de fut de salon. ¡Ah!,  y el recuerdo de aquella bella morenaza de fuego como solo el Puerto las puede dar. ¿Qué sera hoy de ella y su apetitosa boca carnosa? Sí, sí recuerdo su nombre completo y es casí homónima con el buen Super User que me dió asilo cuando trabajé en el DF. No pasa lo mismo con uno que otro compa, recuerdo muy bien que a uno de ellos -la última vez que lo ví en persona estaba en la central de autobuses, antes de su remodelación, ese mismo día yo iba a México, al DF pues, y compré una version de bolsillo de Das Kapital, este cuate estudiaba en MTY- se le armó tremendo lío por un asesinato, apareció en la tele local y toda la cosa, creo en un programa que se llamaba FORO. Para no variarle parece que al final fué una traición, un “amigo” de él andaba metido en grupos paramilitares. Sí, les estoy Hablando del meritito Tamaulipas, no del Sureste Mexicano, digamos cualquier lugar de Guerrero, Oaxaca o Chiapas, para ustedes que viven con el pensamiento lineal y los estereotipos ramplones.

 

¡Ah! Ramplón, esa palabra me evoca al buen Luigi de la Croix. Tengo que aceptarlo, las materias de humanidades ahí dejaron para siempre marcado lo que soy: Apreciación estética, Comunicación, Historia de México, Filosofía, vaya hasta PHP, que ya lo sé no es de humanidades pero me curtió en el pensamiento lateral, en salirme de los límites imaginarios que atan nuestra imaginación. ¡Andele! Recuerdo que debe haber sido en el quinto o sexto semestre cuando recibimos sesiones de Orientación Vocacional. Pues les cuento que, ya tenía la inquietud (me abstengo de decir gusanillo para que no se mal interprete) de escribir, y eso mismo se lo expresé a … mmmm … ya ni me acuerdó cómo se llama, que yo notaba que me costaba trabajo mantenerme quieto, aterrizado, que mi mente siempre andaba volando en jaladas fuera de lo normal, y que me latía la idea de estudiar algo relacionado con la filosofía o las letras. Y que si no, pus Ingeniería Mecánica, que dizque para diseñar los coches. Pues ella, con ese “fino olfato” con el que los preparan, me contestó que lo que me convenía era Mercadotecnia (Marketing pues, pa’ que me entiendan), coincidentemente esa carrera se ofrecía ahí o en MTY, je, je. Al final, como se nos cruzaron varias tragedias y yo estaba becado, pues tuve que salir de ahí y terminé en el Tec de Madero.

 

Pues como ven estuve estudiando en los dos sistemas, cada uno imprimió su sello en mi. Sin embargo, hasta el Eduardo Ruiz Healy tuvo que aceptarlo alguna vez en un programa de radio formula, cuando lo de la última huelga en la UNAM (sí, ya saben, la del Mosh y todos esos revoltosos, por si se les había olvidado), que en los dos sistemas (el privado y el público, pues, no me griten) había visto personas muy buenas, seguramente dijo eficientes, pero que la brillantez, solamente la había encontrado en la UNAM. Eso es cierto, solo tengo que repasar a algunos de mis profesores en la maestría, discípulos predilectos de verdaderas vacas sagradas (y en el extranjero, no se crean que eran cualquier come tortilla) en sus áreas. Sorry si meto mi cuchara, habíendo estudiado en los dos sistemas, una de las diferencias esenciales según mi parecer es “El compromiso social”. No sólo encontramos personas altamente capacitadas, sino también dispuestas a dar parte de sí o arriesgarlo todo por una causa si es necesario, o también es cierto a destruirlo todo si se requiere. ¿O no CSG? Pero la mediocridad y la obsesión patológica por acumular riquezas esa solo se ve del otro lado.

 

Weno, quería compartirles más de hecho, estaban dos blogs listos, pero creo que con este basta, por hoy. Tengo que preparar mi PARTE para la cena de Nochewena, me tocan los frijoles charros, chin, ya me agarraron de su puerquito con eso, y ¡oh, ironía! Ensalada rusa, ja, ja, ja. Perdón, pero el camello y yo siempre nos burlabamos porque mi abuela Ana preparaba “religiosamente” eso cada año, no importando cual era el otro platillo.

 

Sale pues,

 

Que disfruten su cena tanto como lo haré yo con estos cuates,

 

Un abraX socialmente comprometido,

 

A un ladito del mar del norte en el REINO “UNIDO”,

 

M@rcX

 

Norwich, GB

 

24/12/06

 

 

P.D. !Uchas! Ahora que por fin creo que he aprendido a insertar videos, no encontré uno sólo sobre Altamira, y mucho menos de la “famosa” cancioncita.

 

This entry was posted in News and politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s