La Palabra es la Verdad.

La Palabra es la
Verdad.

Mientras en todo lugar del mundo se avanza o retrocede, México parece estar
aletargado. Nuestro gobernante impuesto y toda su camarilla pretenden obedecer
ciegamente los dictados de la gente del gran capital, a la que le deben no solo
el poder (que será transitorio comp@s, no se les olvide ni por un segundo) sino
literalmente lo que son. Porque es el destino de la República Mexicana desde
Matamoros a Isla Mujeres por lo que luchamos y, a veces, muchos de ustedes arriesgan
sus vidas. Un país en el que, como dice el Maestro, el sentido de la palabra ha
sido vilmente pervertido. Recientemente Jose Woldenberg (que gozaba de una
amplia reputación, como la que acompañó a Soberanes no hace mucho tiempo) se
atrevió a declarar que se presentaron ciertas "irregularidades" en la
elección del 2 de Julio del 2006 pero que, personalmente él no consideraba
hubiera estado "maquinada" previamente. Por ello comp@s, hoy quisiera
disertar un poco sobre el valor de la palabra y de la descomunal influencia que
muchas veces un conjunto de ellas puede desatar.

Quisiera , si me permiten, apoyarme, con un poco de lógica, en las
proposiciones de dos gigantes de las letras.

Proposición 1:

La Palabra es un Arma. (Mallarmé).

Proposición 2:

La Verdad es un Arma. (Bertolt Bretch).

Ergo,

La Palabra es la Verdad.

Visto desde esta perspectiva resultaría lógica la conclusión. Sin embargo,
los más avezados en el arte de la política conocen la importancia de enmascarar
los "verdaderos" significados de sus discursos, contando para ello
con muy bien "aceitados" ejércitos de spin doctors. Lamentablemente, en nuestro país, los que detentan el
poder no solo ignoran esto, sino que desprecian el valor de la palabra,
llegando a casos tan patéticos como el del anterior vocero presidencial de cuyo
nombre no quisiera acordarme, parafraseando al genial "Manco de
Lepanto".

Remar contra el sistema no es fácil, con otras palabras me lo recordaba
hace poco un cuate cubano. Dentro del actual régimen de explotación no es
extraño que los que coquetean con él, porque muchas veces ni siquiera son
parte, puedan equivocarse, tropezar, desviarse, porque esa es la condición
humana arguyen. En cambio, cuando alguno de los comp@s que, a brazo partido, empujan
por cambiar las actuales condiciones cometen un "pecadillo", todas
las fuerzas del infierno son desatadas para aniquilarlo.

Recientemente en una cena, a respuesta a una amigas Mexicanas, este isleño
respondía que sólo en el extranjero se aplica el mote de "dictadura"
al sistema de gobierno cubano. Momentos después un Sudcoreano intentaba
argumentar con un Vietnamita sobre la conveniencia de que sus pobladores instalaran
la "democracia" en Vietnam. Me hizo recordar la plática con un
estudiante Chino en esta misma universidad, en la que me mencionaba que muchos
de los extranjeros damos por sentado que todos los Chinos añoran la
"democracia". Regresando a la cena, me sorprendió escuchar a una de
mis amigas Mexicanas, típica clasemediera, expresar que estaba harta del tipo
de democracia que vende los países desarrollados; aquella que solo trae
explotación de las clases obreras, rapacidad de los recursos naturales y una
creciente desigualdad entre ricos y pobres, entre otras linduras de las
democracias.

Por ello comp@s, es vital que no sólo usemos propiamente el ríquisimo
lenguaje Castellano, sino que también es imprescindible que no confundamos
conceptos. Ustedes se darán cuenta que sus antagónicos mezclan con una ligereza
inmensa los conceptos de democracia y capitalismo, por no llamarlo neoliberalismo.
Si ustedes les preguntan por lecturas a La República de Platón (La_Republica) o de La Riqueza de las Naciones de
Adam Smith (Riqueza_Naciones) seguramente obtendrán pocas
respuestas, porque la lectura no es uno de sus pasatiempos favoritos. Pero lo
verdaderamente grave es que, como me decía el Cubano, sus compatriotas son
frecuentemente ridiculizados porque ni siquiera conocen los postulados básicos
de El Capital de Marx.

De ahora en adelante, por lo tanto, me propongo traerle las definiciones
básicas e indispensables del conocimiento con que todo renegado debería contar.
Espero hayan notado que poco a poco les he traído a los monstruos de la izquierda. Esos que ninguno de los fachos
puede atacar. Aunque quieran embarrarlos como en un artículo del que sólo vi el
encabezado en la versión digital del Reforma (porque obviamente no tengo
suscripción a ese diario), en el que Krauze desmenuzaría la influencia de la izquierda en Octavio Paz. No se preocupen, el
intelectual orgánico carece de la verdadera libertad de la izquierda, porque
tiene que hacer malabares para acomodar los conceptos cuando debe racionalizar
lo que es inexcusable como: la violación tumultuaria de una anciana indígena o
el asesinato cobarde de niños y señoras desarmados en una camioneta campesina.

* – * – * – * – * – * – * – * – * – * – * – * – * – * – *

M@rco de Lepanto;

Norwich, U(n) K(oncepto);

20/6/07


Happy SlaveX.

This entry was posted in News and politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s