“ahora resulta que la Virgen es experta en bienes raíces”.

En
los límites de Nuevo León y Coahuila, un joven “vidente” de 18 años ha
atrapado la atención pública, sobre todo la de las familias pudientes
regiomontanas.

http://www.proceso.com.mx/especial.html?nta=52820&esp=1186023156

“Santo Niño Betito”, seducción mediática

arturo rodríguez garcía
Saltillo, Coah., 1 de agosto (apro).- En los límites de Nuevo León y
Coahuila, un joven “vidente” de 18 años ha atrapado la atención
pública, sobre todo la de las familias pudientes regiomontanas.

Y
es que Alberto Solís “Betito”, como lo llaman sus seguidores, asegura
que dialoga con la Virgen María; presume que tiene el don de sanar a
través de un aceite que suda de una imagen de San Charbel; afirma que
de su boca “nacen” hostias ensangrentadas, y que sus oraciones ayudan a
“salvar” niños.

El presunto vidente empezó a capturar la
atención de los coahuilenses a mediados del año pasado, cuando comenzó
a “predicar” y difundir sus “diálogos” con la Virgen María. Su fama
pública traspasó la frontera y desde hace mes y medio se ha convertido
en todo un espectáculo mediático en Nuevo León. La razón: el anuncio de
la supuesta aparición de la Virgen María en la Sierra de Arteaga, de
donde, predice, surgirá un “manantial sagrado” este jueves 2 de agosto.

La
promoción que han hecho los medios de comunicación, en especial
Televisión Azteca –que dedica amplios espacios informativos a difundir
las actividades de “Betito”— puso en alerta a la Iglesia católica,
sobre todo, por el grado de penetración que ha tenido en círculos
adinerados –en especial la familia Salinas Pliego– que hacen fuertes
aportaciones económicas, y por el presunto estímulo de los Legionarios
de Cristo.

La influencia del “santo niño” es tal que sus
adoradores desembolsaron sin chistar 400 mil dólares para comprar 72
hectáreas de bosque en la Sierra de Arteaga, Coahuila, en los límites
con Nuevo León, donde, según dice, la Virgen quiere que se le construya
un santuario, y para ello se “aparecerá” el 2 de agosto.

El
supuesto prodigio, dejó sus estudios en un colegio lasallista porque la
Virgen se lo ordenó y no acepta recriminaciones ni llamadas de atención
de obispos y de arzobispos. Ha sido calificado por sacerdotes de la
Diócesis de Saltillo, como “un coctel de mentiras”, que con base en
registros de internet y literatura especializada, “somatizó” conductas
pseudo-milagrosas que son defendidas por un grupo de notables
millonarios indiferentes a las evidencias de un presunto engaño.

Entre
las manifestaciones fantásticas, se cuenta, además del diálogo y
posesión de la Virgen, la clarividencia, el diálogo con seres en el más
allá, la posibilidad de curar con aceite que suda una imagen de San
Charbel, el nacimiento de hostias ensangrentadas en su boca, estigmas
en las manos, una lluvia de escarcha luminosa y aparición de pétalos de
rosa cuando habla con la Virgen, de los que nacen granos que
representan, según explica a sus seguidores, la salvación de niños,
gracias a sus oraciones, que iban a ser abortados.

A pesar de
que las supuestas charlatanerías de Alberto Solís han sido difundidas
por algunos medios locales de comunicación, Televisión Azteca Noreste,
cuyos noticiarios tienen cobertura en Tamaulipas, Nuevo León y
Coahuila, llegó al extremo de promover la venta de espacios “VIP” para
la aparición de la Virgen en la Sierra de Arteaga.

Reporteros de
la televisora confiaron a Apro que, no obstante la evidencia de los
engaños en las supuestas manifestaciones divinas del joven, recibieron
la instrucción de hacer una cobertura favorable: “Es una orden de la
señora Salinas”, les dijeron. La dama es una conocida “legionaria”.

El
año pasado el joven anunció que el 2 de agosto de 2006, se aparecería
la Virgen María y que habría una “danza del sol”, como la que
supuestamente ocurrió durante la aparición de la Virgen de Fátima, sin
embargo, todo fue un fiasco: ese día estuvo nublado y llovió, no hubo
aparición, pero el joven intentó hacer correr la versión de que nadie
se había mojado, igual que en el mito de la virgen en Atlanta.

Las claves del milagro

En
el mes de mayo, la alerta se encendió en la Diócesis de Saltillo,
cuando cientos de personas empezaron a acudir al domicilio del joven
Alberto Solís, a la celebración de “rosarios” en los que,
supuestamente, se aparecía la “Santísima Virgen”, en un barrio popular
de la ciudad.

Aunque el obispo Raúl Vera López, asegura que el
caso ya era de su conocimiento, el fenómeno de masas que empezó a
gestarse en torno a “Betito” llevó a la curia a ordenar la suspensión
de los rosarios.

En un principio el joven aceptó la decisión;
pero no perdió el tiempo. Mientras en la Diócesis de Saltillo se
encausaba un proceso de investigación al joven milagroso, éste se
dedicó a viajar por Hermosillo, Culiacán, Ensenada, Guadalajara y la
Ciudad de México, para luego establecer su nueva sede en San Pedro
Garza García, Nuevo León, todas estas ciudades con importante presencia
de Legionarios de Cristo.

Los recorridos de “Betito” tenían el
propósito anunciar, a quien deseara escucharlo, e invitar a una
aparición de la Virgen el día 2 de agosto en la Sierra de Arteaga.
Televisión Azteca se sumó a la convocatoria –agotó ya los lugares
“VIP”, con un costo de mil dólares por persona– y la Secretaría de
Seguridad Pública dispuso de un operativo de seguridad, pues el sitio
no es apto para una aglomeración multitudinaria.

En el sitio
http://www.youtube.com, aparecen, bajo la identificación “aparición de la
virgen”, varios videos en los que Alberto Solís dice traer el mensaje
de la Virgen, que habla a través de él. Además, un video croquis que
indica cómo llegar al sitio de la próxima aparición mariana.

El
más antiguo de los videos da cuenta de un rosario celebrado en la calle
de Otilio González, un viejo barrio de Saltillo, donde una voz femenina
dice amar a los fieles hasta la incomprensión, recuerda los pasos para
ganar el cielo y termina con un llamativo exhorto:

“No critiquen a los sacerdotes, sean como sean, porque ellos son mis hijos predilectos.”

El
mensaje agrega que existe un deber de obediencia para con los
sacerdotes y, bajo ese llamado, las primeras pesquisas en la curia
llevaron a indagar si detrás del caso se encontraba la orden de los
Legionarios de Cristo, pues su fundador Marcial Maciel, fue “jubilado”
por el Papa Benedicto XVI luego del escándalo provocado por las
acusaciones de pederastia que enfrenta; además, del enredo jurídico en
el que está sumido el cardenal Norberto Rivera por encubrir al
sacerdote Nicolás Aguilar, denunciado por haber violado a cerca de 100
niños.

El obispo Raúl Vera López confirmó a Apro que “existe un
grupo de laicos que desobedecieron a su superior que les prohibió
seguir adelante con esto”, aunque se niega a ponerle nombre al grupo,
pues “son gente de buena fe, desorientada y crédula”.

Dicho
grupo integró un patronato que no pudo localizarse en el Registro
Público de la Propiedad en ninguno de los dos estados; y con esa
protección de identidades desembolsó los 400 mil dólares por el
terreno, parte del rancho “Los Peñas”, donde eran frecuentes las
francachelas.

El predio se ubica en el cañón de La Carbonera, en
la Sierra de Arteaga, en Coahuila, una zona boscosa limítrofe con Nuevo
León. La compra del predio valió que Vera López ironizara: “ahora
resulta que la Virgen es experta en bienes raíces”.

Curiosamente,
a dos terrenos del lugar donde se “aparecerá” la Virgen el jueves 2 de
agosto, está ubicado un majestuoso complejo de retiro perteneciente a
los Legionarios de Cristo: Teotepec.

La idolatría generada hacia
“Betito”, una especie de Juan Diego contemporáneo y norteño, no es el
único caso en la región limítrofe entre Nuevo León y Coahuila. En la
década de 1920, el “Niño Fidencio” era reverenciado con la misma fe.

A
60 kilómetros de La Carbonera, cada año siguen congregándose, miles de
personas que creen en las facultades curativas de los continuadores del
“Niño Fidencio”, jamás reconocido ni tutelado por la Iglesia católica.

Al
igual que ocurría con el “Niño Fidencio” en la década de los 20 y
actualmente con el “fidencismo”, las cualidades milagrosas de “Betito”
escapan a las jurisdicciones de la Diócesis de Saltillo o el
arzobispado de Monterrey, como una especie de “zona franca” para la fe
católica.

La investigación

Regularmente inmerso en el
debate político y temas de derechos humanos, el obispo Raúl Vera López
se vio forzado a entrar a la discusión sobre el caso de Alberto Solís.
Aunque ha dado vista al arzobispo de Monterrey, Francisco Robles
Ortega, quien es miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe,
el prelado asegura que las mentiras fueron tan fáciles de encontrar que
no fue necesario llegar a ningún cuerpo superior para investigar el
caso.

Con base en los cánones 375, 386 y 392 del Código de
Derecho Canónico, Vera López justifica que es al obispo a quien
corresponde hacer el juicio sobre los dones de los fieles, y decidir su
autenticidad y aplicación.

Para ello se integró un grupo de
trabajo con los sacerdotes José Luis del Río y Santiago, exorcista de
la Diócesis; René Allende Suárez, misionero del Espíritu Santo; el
vicario general Gerardo Escareño; y el vicario Pastoral, Francisco
Javier Rodríguez.

Luego de varias semanas de indagatorias con
beneficiarios de milagros, con timados por el vidente y versiones de
familiares compañeros y amigos, la curia concluyó que:

“Los
criterios para discernir sobre la veracidad que tienen los mensajes y
los signos que los acompañan, en el caso del supuesto vidente Alberto
Solís, no se cumplen ni en cuanto a la persona, ni en cuanto a la
consonancia con la Revelación Pública de la Iglesia. Alberto ha caído,
en la mentira, la simulación y el engaño.”

En cuanto a la
persona, la curia estableció, mediante análisis de ADN que la sangre y
saliva que impregnaban una hostia que, según el joven se creó en su
boca, tienen un único perfil genético, que es el de Alberto, lo que
sugiere su capacidad para hacerse daño conscientemente y se confirma
con los supuestos estigmas.

Respecto a la presunción de los
estigmas, “se localizaron dos testigos que confirman que acudió a un
establecimiento de tatuajes, pretendiendo que se le hicieran unas
marcas visibles en las manos. Cuando se le habló de los métodos que
existen para adquirir esas marcas indelebles, eligió que fuera con la
técnica ‘Branding’, que deja unas señales cóncavas. No se las hicieron,
porque en esa época, noviembre o diciembre del año pasado, era menor de
edad”.

En marzo volvió al mismo establecimiento a preguntar
cuánto costaría que se le realizaran unas perforaciones en las manos;
sólo preguntó por el precio y se salió, según la versión recogida por
la curia.

A lo largo de la investigación con testigos, dice Raúl
Vera, existen otras situaciones en donde él cayó en simulación y
mentira. Según el obispo, particularmente, en sus auxilios curativos:

“En
el caso del señor Alberto Solís existe una tremenda manipulación de sus
éxtasis y sus mensajes, que proliferan hasta tocar el ridículo, pues se
han dado casos que en cuestión de minutos, cambia lo que había pedido
antes la Virgen y existe evidencia que él maneja muchas veces a la
Virgen con los supuestos mensajes, para su propia conveniencia.”

Hombres sin fe

El
sacerdote José Luis del Río y Santiago, que además de ser el exorcista
de la Diócesis, es químico farmacobiólogo y párroco del Santo Cristo
del Ojo de Agua, en Saltillo, comprobó el fenómeno de la imagen que
supuestamente sudaba aceite y era también promovida por este mismo
joven, según se desprende del expediente de investigación, al cual tuvo
acceso parcial este reportero.

Con el aceite, el joven
acostumbraba hacer oración y ungir a las personas que acudían a él y
caían en un supuesto descanso espiritual; un joven cayó, no en descanso
espiritual, sino en signos de posesión diabólica –explica el informe
curial–, por lo que lo llevaron con Del Río y Santiago, quien tuvo que
hacer una oración y un exorcismo por él. A raíz de eso, el cura pidió
que le llevaran esa imagen a la parroquia, donde la examinó durante 15
días, en los que dejó de “sudar” aceite. Posteriormente entregó la
imagen seca al joven, en una vitrina sellada y le explicó que ya no
sudaba.

“Lo que pasa es que usted no tiene fe padre”, espetó el vidente al clérigo.

El
13 de julio, Solis fue citado en la Diócesis de Saltillo para conocer
el resultado de la investigación de la curia. Ahí el obispo Vera López
le dictó “una reflexión, un exhorto y una amonestación”. En la
reflexión, el prelado le recordó la convocatoria que hizo el 2 de
agosto del año pasado para la danza del sol, y surgió que había
mentido; y lo exhortó a que se ponga a estudiar y crezca “en un
ambiente normal, con la educación progresiva que dan escuelas y
universidades, que le permita ser un buen cristiano y una buena
persona”.

Luego le dijo: “Te amonesto, te pido, te ordeno, que
no sigas convocando a estas supuestas manifestaciones extraordinarias
de la Virgen María, como ya lo hiciste el 2 de agosto pasado en tu
casa, y ahora lo estás haciendo para la Sierra de Arteaga. Una mentira
lleva a otra: hace un año no sólo manipulaste a la Virgen María, sino
que manipulaste también la Eucaristía. La manipulación de las cosas
sagradas es una falta grave contra Dios y contra la Iglesia de nuestro
señor Jesucristo. También con todo esto estás manipulando el sentido
religioso de los fieles, y yo como pastor debo protegerlos de estos
abusos.”

Los resultados de la investigación se dieron a conocer
a 25 laicos que integran el comité de apoyo a Alberto Solís y organizan
el acto del 2 de agosto; 15 de ellos abandonaron el sitio y se negaron
a acatar la orden del obispo.

La mayoría de esas familias
continuan los preparativos encabezados por el médico regiomontano
Rodrigo Salazar Maycotte, quien puso su domicilio particular a
disposición del vidente en San Pedro Garza García.

Salazar Mayucotte se encargó de escoger y formalizar la compra del predio en el Cañón de La Carbonera.

“Betito
el vidente” pudo entrar a los apretados círculos de San Pedro Garza
García, a través de sus “milagros”. Por ejemplo, a principios de año,
cuando el hijo del político y empresario Mauricio Fernández murió en un
avionazo, “Betito” acudió al funeral y llevó un “mensaje reconfortante
desde el más allá” a la desconsolada madre.

El joven obtuvo
credibilidad, al no cobrar por sus servicios y al ofenderse cuando
alguien intentaba dejar dinero en sus rosarios. Sin embargo,
empresarios de Saltillo y Monterrey han confirmado a Apro, que el
“joven milagroso” ha solicitado directamente o a través de sus
promotores, donativos superiores a un millón de pesos.

Ante el
escándalo, el arzobispo de Monterrey, Francisco Robles Ortega,
desautorizó cualquier reunión en torno al supuesto movimiento mariano
y, al igual que el obispo Raúl Vera, se ha negado a reconocer
abiertamente la participación de Legionarios de Cristo o de otra
agrupación católica.

Mientras tanto, los preparativos para la
aparición del 2 de agosto continúan y “Betito” se niega a conceder
entrevistas a cualquier medio, salvo a Televisión Azteca, mientras
tanto, en completo sigilo, en el predio se realizan trabajos de
perforación y barrenado para localizar el agua del manantial que
“brotará milagrosamente” el 2 de agosto; y los campesinos de la zona,
confían entusiasmados en que “Betito” les construirá un hospital
gratuito, como prometió desde el día en que fue a buscar el lugar, a
quienes lo recibieron.

… La Regla de ORO.
This entry was posted in News and politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s