No Che (2/2)

 

No es fácil la empresa que se nos presenta, che. El entorno mundial bipolar que te tocó vivir no existe más. Faltó poco para que después un imperio mundial (con sus apóstoles de la economía única) triunfara. Me vuelvo a apoyar en Aleida, que es casi lo mismo que apoyarme en ti: no tomes en cuenta lo que digo, mira a tu alrededor y juzga por ti mismo. En base a hechos concluyo que la economía dominante es un desastre, pibe; es un Cid Campeador a la inversa, su presencia acarrea derrota tras derrota en las trincheras de la economía, pero nadie abajo y a la izquierda tiene voz o pantalla de televisión (hoy monitor de computadora, quizás) para pregonarlo.

 

En muy pocos países del continente los políticos nos representan, camarada. Los más capaces no es que no entiendan nuestra situación actual, la mayoría de ellos son cabilderos de intereses ajenos a los nuestros, y responden a esos aviesos fines sin titubear. Las hoy tan cacareadas democracias no son más que mascaradas de dictaduras blandas, que nos imponen políticas económicas y sociales contrarias a nuestro bien común. Esta clase política vive mejor que su contraparte de los países más desarrollados del mundo, ello a costa del trabajo de todos nosotros, de nuestros impuestos, pues. No defienden nuestro bienestar ni les interesa. Así, en México se intenta reformar el sector energético (petróleo más bien, nuestra principal fuente de ingresos, nomás), en Colombia se recibe dinero externo para combatir a la guerrilla (muchas veces financiada por el narcotráfico, al igual que el mismo gobierno) con cuerpos paramilitares, en Costa Rica se siguen los pasos de nuestro fracasado  Tratado de Libre Comercio, o en conjunto buscan la aprobación de un caballo de Troya que llaman Plan Puebla-Panamá. Es parte de la clase política latinoamericana, che.

 

Ni siquiera para lo estratégico estamos socialmente cohesionados, caballero. Mira, yo suelo repetirle a mi amiga del pisito, que entiendo (más no acepto) que hayan elegido a un presidente como el que actualmente dirige los destinos en Corea del Sur. En varios países del orbe, la economía está en tan grave situación que, aquellos que poco tienen poco quieren conservar, pero muy pronto se dieron cuenta del error, espero que no tengan pronto que padecer lo mismo que los mexicanos, porque no es muy gracioso el numerito. En ese mismo tenor (sin intentar ser reduccionista, hermano) comprendo el resultado de la elección en países de la talla de Alemania, Francia e Italia. Sin embargo, que los mexican clasemedieros hayan votado por un candidato contrario a sus intereses de clase es inconcebible.

 

Quisiera sinceramente haber heredado una fracción infinitesimal de tu elocuencia, compañero. Con palabras convencer a tanto hermano que ignora el innegable colapso del sistema económico reinante. Desearía mostrar a mis compatriotas que, si estoy inconforme, es simplemente porque nuestro presidente la elección no ganó. Que no es verdad que al abrir a capitales  extranjeros nuestra industria petrolera nuestras ganancias aumentarán,  me gustaría, como tú, todo eso poder explicar. Nada me sería más agradable que hacer evidente que los incidentes de violencia no son sino excusa para el genuino descontento controlar.

 

La negación también es una táctica, compañer@s. Contrastar lo falso y lo verdadero es necesario para no perder de vista el blanco. No somos violentos, no somos ignorantes, no somos codiciosos, no somos individualistas, no somos robots, no somos temerosos, no somos traidores, no somos vendepatrias, no somos tinterillos, no somos arribistas, no somos extraviados, no somos esclavos, no somos terroristas, no somos guerrilleros, no somos egoistas. Es imprescindible cortar de tajo las imprecisas declaraciones de infalibilidad del sistema económico elegido. Deber nuestro es firmemente negar el inmenso desprecio por la memoria histórica (Elizondo and Cia.), porque ella nos es inigualable guía para mejorar. Nuestro país no sólo sobrevivirá sino que crecerá si nos negamos a aceptar inversión foránea en nuestra industria petrolera. ¡No pasará! AL TIEMPO.

 

 

M@rCordobés;

 

Norwich, U(n) K(comandante);

 

13/06/08

 

 

… ¡Viva la Patria Bolivariana!

 

 

SPECIAL REQUESTS:

 

Ora pues, ya que ustedes condicionan el Plan Payán ese. Pido mi pochita pa’ reconquistar el territorio nuestro.

 

  

¿Podrían hacer un enRoque con nuestro ministro del interior también?

 

 

Preguntas sin respuesta:

 

¿Acaso no se han caído y levantado imperios? ¿Cuál de ellos ha anticipado correctamente su fin?

 

 

Disculpe usted, pero la Agencia Central de KontraestupideX (ACKX) amablemente me sugirió el tema del cuentito. VAAA.

 

 

 

 

AQUI ME TOCó JALAR.

 

 

Vine a Tampa porque en México ya no tenía ni pa’ tragar. Antes de venirme mis paisanos me recomendaron que de preferencia, me instalara yo en cualquier estado de la unión en el que abundaran los mexicanos (algo no muy complicado en estos días, como podrán ya imaginarse), pero que evitara California o Texas porque allí me iba a ser más difícil encontrar chamba por lo de la competencia.También me avisaron que en lo posible, pensara en alguna ciudad o pueblo donde yo tuviera parientes, porque es más fácil aguantar el golpe acompañado. “Tampoco es problema si no tienes familia en los esteits, siempre habrá un bonche de compatriotas dispuestos a tenderte la mano, nomás uno sabe lo que es llegar solo de a perro a un país extraño.”

 

Nunca pensé que iba a salir del país. Pero es que la situación ya era insoportable, y más para un viejo achacoso como yo; mañana cumplo 80 años. Ni las crisis de ’87 y ’95 me habían convencido de venir pa’ acá; pero últimamente ya ni estirándole a la pensión me alcanzaba pa’l diario. Mi vida terminó cuando quitaron el ferrocarril que iba de Cuautla a México, y me aplicaron “el retiro voluntario” en el sexenio del Ernesto. Les importó una pura y dos con sal que en ’68 me hayan dado el premio al mejor maquinista del país. Me empecé a dar cuenta que nada realmente valía ya cuando un diciembre mi cheque incompleto llegó. Mi sobrino, que de eso sabe un chorro (siempre se la pasa leyendo los periódicos, el que le caiga enfrente, aunque tiene sus preferidos), me dijo que no sólo lo jineteaban, sino que ahora lo usaban para apostar en la bolsa de valores como si fuera el palenque; aunque me lo explicó varias veces nunca entendí cómo es que hacen eso. De todos modos, decidí moverme con todo y mis años encima, cuando me cayo el veinte de que ya no sólo nome alcanzaba pa’ vivir, sino que le pellizcaban a mis dineritos también. Como crecí escuchando historias fantásticas de éxito del "otro lado" no lo pensé dos veces y me vine pa’ acá, bueno, tampoco había muchas opciones en mi tierra ya. Pero no me quejo, mañana festejaré mi cumpleaños en el fut con todos los cuates de por acá.

 

El vibrador de mi aparato de telefonía celular interrumpe mis recuerdos. Odio estas cosas, ni sé cómo usarlas, pero los compas del fut me dijeron que es necesario, qué tal  un día me enfermo y ni quién me vaya a echar un lazo. ¡Estás viudo, viejito, entiende carajo! Eso me convenció, ni Dios quiera que llegue a enfermarme acá, si algo me ha de pasar que sea pa’ siempre. No vaya a quedar todo endeudado como el Oaxaco que el otro día chocó en el Highway por atrabancado.

 

_ What’s up?, escucho del otro lado de la línea o del satélite, que sé yo.

 

_ Hello!

 

_ ¿Qué estás haciendo Zapato?

 

Aquí me dicen así, mi jefe combatíó con Los Dorados de Villa, pero cuando acabó la revolución se mudó con todo y Chivas pa’l sur y se enraizó en Cuautla, pero en lugar de ponerme Pancho prefirió llamarme Emiliano.

 

_ Nada tú, acabo de llegar de la chamba.

 

_ ¿Qué?

 

A veces olvido que Victor es venezolano y no entiende todo lo que digo.

 

_ De trabajar, pues.

 

_ Ah, bueno. ¿No tienes hambre? Vamos por un fried chicken, ¿no?

 

_ Ya sabes que trato de evitar eso, prefiero que vayamos a la tienda de Mr. Cain.

 

_ No, a ese loco lo tenemos boicoteado, al rato te cuento.

 

_ Sale pues, vamos por el pollito. Te veo en media hora. OK?

 

_ Deal, chamo. See ya!

 

… to be continued

 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s