2 de.. sí se olvida (1/2)

2
de…
Sí se olvida

 

 

¿No entendéis aún,
ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres,

y cuántas cestas
recogisteis?

¿Ni de los siete
panes entre los cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis?

Mateo 16: 9-10
(Casiodoro de Reina, 1569).

 

Como siempre nos dejaban
mucha tarea sólo podía ir los viernes a casa de Jim. A esa hora Mariana se
hallaba en el salón de belleza, arreglándose para salir de noche con el Señor.
Volvía a las ocho y media o nueve y jamás pude quedarme a esperarla. En el refrigerador
estaba lista la merienda: ensalada de pollo, cole-slaw, carnes frías, pay de
manzana. Una vez, al abrir Jim un clóset, cayó una foto de Mariana a los seis
meses, desnuda sobre una piel de tigre. Sentí una gran ternura al pensar en lo
que por obvio nunca se piensa: Mariana también fue una niña, también tuvo mi
edad, también sería una mujer como mi madre y después una anciana como mi
abuela. Pero en aquel entonces era la más hermosa del mundo y yo pensaba en
ella en todo momento. Mariana se había convertido en mi obsesión. Por alto esté
el cielo en el mundo, por hondo que sea el mar profundo.

 

PACHECO, J.E. Las
batallas en el desierto (México: Biblioteca Era, 2001), p.35.

 

 

<a
href="http://2.bp.blogspot.com/_wYXc9noSa4Y/SOVHsQiFd5I/AAAAAAAABCQ/Rvfml4HbUFQ/s1600-h/alfonso_ligorio_tampico_1981_6b.jpg"><img
id="BLOGGER_PHOTO_ID_5252683366075299730" style="DISPLAY: block;
MARGIN: 0px auto 10px; CURSOR: hand; TEXT-ALIGN: center" alt=""
src="http://2.bp.blogspot.com/_wYXc9noSa4Y/SOVHsQiFd5I/AAAAAAAABCQ/Rvfml4HbUFQ/s400/alfonso_ligorio_tampico_1981_6b.jpg&quot;
border="0" /></a>

 

 

 

A la memoria de José
Revueltas
.

 

 

Misión especial a Tampico por un par de días. Por la mañana decido
acompañar mi desayuno con pan francés (así le llamamos al bolillo por acá), ya
saben, de esos días en que uno anda antojadizo. Sirve
que camino un poco y reconozco
el nuevo terreno, chance y algo ha cambiado en mi colonia. De
inmediato observo que sobre las banquetas y guarniciones
permanecen claras marcas de una no tan lejana
inundación.

 

El mismo principio de
medición se aplica para estimar las avenidas de un río;
de especial importancia son los caudales durante eventos extraordinarios,
siempre y cuando no hayan rebasado sus márgenes, y llenen las áreas aledañas,
porque en tal caso estaríamos hablando de llanuras de inundación,
similar a lo que hoy está ocurriendo en vastas superficies de los estados de
Veracruz y Tabasco.

 

<object
width="425" height="344"><param
name="movie"
value="http://www.youtube.com/v/4IUukxVsnO4&hl=es&fs=1"></param><param
name="allowFullScreen"
value="true"></param><embed
src="http://www.youtube.com/v/4IUukxVsnO4&hl=es&fs=1&quot;
type="application/x-shockwave-flash" allowfullscreen="true"
width="425" height="344"></embed></object>

 

 

 

La famosa panificadora
que conocía no existe más, un bar ocupa su lugar, y desafortunadamente está
cerrado; ni en eso tengo suerte, coño. Mmm, ¡ah, ya sé!, había una tortillería
a un costado del colegio (que evidentemente está viviendo una de sus mejores
épocas). El tal changarro tampoco sigue en el
mercado tortillero. ¡Utas!, ¿habrá la raza seguido los sabios consejos del caballo negro?

 

Al final tengo que
comprar un par de bolillos en una de las tienditas cercanas, ¡ah!, y sí
encontré una pequeña tortillería
escondida por ahí. Aunque ustedes ya saben que, debido a que me la he pasado un
buen fuera de la casa , soy capaz de cocinarme solo, la muchacha que le ayuda a
mi hermano menor en las labores de la casa me pregunta: ¿qué quieres de
almorzar? Mmm, un par de huevos estrellados está bien, gracias.

 

El desparpajo norteño tropical de esta mujer me hace darme
cuenta que, al vivir con ustedes en el centro de la república y luego en las
British Isles, yo he perdido un poco de eso que la mujer maravilla llama
confianzudos
o igualados
, según sea su estado de
ánimo. En unos cuantos minutos de plática esta fémina tamaulipeca ya me está
abriendo, sin reserva alguna, las puertas de su casa con detalles más que exactos
de su dirección domiciliaria. Se lo voy a contar a la mujer maravilla que me
avisó que, ahora que he regresado a México, sea en extremo desconfiado, sobre
todo de los sitios de socialización online, porque están infestados de todo
tipo de delincuentes. Mmm, yo pensé que esos llenaban los palacios de gobierno
de la República
Mexicana.

 

Tal vez lo que está
fallando son mis
técnicas de investigación de campo. Así que decido ir al centro de
Madero, nuestra ciudad vecina. Adquiero mis infaltables revistas semanales
pa´enterarme de todo aquello que no informan los
medios de
condicionamiento de masas
.
Ahora hay que encontrar un lugar donde sentarse a leer. Well, tachemos
la
plaza roja
porque están
construyendo un estacionamiento subterráneo más  como en Tampico. La plaza donde se
asienta el palacio municipal de Madero es otra opción. ¡Vaya chiripa!,
encuentro una mercado ambulante de libros en esta plaza, un verdadero oasis, ahora que he
notado que las viejas librerías locales están desapareciendo. Merco una novela
con los compas esos y me dispongo a darle una rápida hojeada al texto.

 

No dura mucho tiempo mi
felicidad; por andarme mofando el otro día de mi carnal, ya me dieron ganas de
descargar mi vejiga también. Camino a uno de los súpers cercanos –que son
los únicos que piensan en esa
pandémica especie de corruptos, perdón, incontinentes como su
servilleta; no, está vez no planeo marcar ningún territorio- veo entonces una de
las oficinas de registro a cargo del IFE, resguardada por un grupo de
sardos, ¿pus qué cuidarán con tanto sigilo estos
paisas?

 

El cielo tampoco está
muy cooperativo hoy, ha comenzado a oscurecerse en estas latitudes. De todos modos
ya mi tanquecito comenzaba a protestar. Oigan, ¿se han dado cuenta que los grandes
negocios tienen lámparas hasta pa´regalar, mientras que el alumbrado público
brilla por su ausencia?, y eso que les hablo del centro de Madero. Well, como ya
es muy noche, con un perro caliente especial y un agua de
jamaica embotellada la hago gacha. En principio pensaba tomar un carro de
ruta a dos cuadras y regresarme a la casa en corto. Niet, lo he meditado mejor.
Me voy a ir caminando por toda la primero de mayo hasta encontrar el Boulevard
López
Mateos
, sirve que le echo un
vistazo al tec.

 

Hay un negocio que
trabaja a todo vapor en México: en esta avenida ya existe la competencia a funerales
madero. Las papelerías, tiendas de copias fotostáticas y
la
michoacana
han permanecido por el
rumbo del tec también. ¡Ah!, y pa´otro día que ande buscando, los cybers por
aquí abundan.

 

<object
width="425" height="344"><param name="movie"
value="http://www.youtube.com/v/uKm41_LMPRM&hl=es&fs=1"></param><param
name="allowFullScreen"
value="true"></param><embed
src="http://www.youtube.com/v/uKm41_LMPRM&hl=es&fs=1&quot;
type="application/x-shockwave-flash" allowfullscreen="true"
width="425" height="344"></embed></object>

 

En los states los changarros
exitosos comienzan a escasear. Canibalismo bancario
a todo lo que da; ya no sólo los grandes se comen a los chicos, sino que
incluso está ocurriendo también entre los big Banks. Ojalá los organismos
financieros fueran capaces de producir fagocitos que terminaran con toda la
fauna
parasitaria
que ha devorado
ferozmente sus entrañas. Well, de acuerdo con los hechos no parece muy probable
que eso vaya a ocurrir en el territorio de nuestros primos. El vivir a costa de los demás es lo suyo.

 

 

El ciudadano común y
corriente al norte de nuestra frontera comienza a sentir los estragos de la
desregulación extrema de la economía. La
inflación no cede, los pronósticos de crecimiento se ajustan a la baja, el
consumo
sigue disminuyendo, el desempleo aumenta. ¡Ufff! Azules y rojos se avientan la bolita, más bien se la pasan al pueblo gringo; con
tal del aprobar el
plan de contingencia, la votación va primero a la cámara de
senadores. ¡Ah, qué mis bolillos!, ellos tan fanáticos de las formas y los
protocolos saltándose a la cámara de representantes. Todo sea por salvar
la
santa especulación
, perdón, la economía
nacional. ¿Qué no hubo lecciones en el gran crack del ´29, buddies?

 

Lecciones, moralejas,
enseñanzas. Tengo mis razones para dudar que, los muchachitos que hicieron los destrozos en la marcha de ayer, hayan
extraído
lo mejor
de sus contrapartes del ´68. Aunque tampoco nosotros hemos extraído gran cosa:
virtual
suspensión de garantías individuales
en gran parte del país, violencia rampante, estado represor y policiaco, paramilitares al
acecho, medios de comunicación amordazados, y una larga lista de
agravios que cooptan nuestros genuinos esfuerzos de democratización.

 

Incipiente Democracia que fue prostituida después de la experiencia de ese otro 2 de…,
me refiero al 2 de julio de 2000.
A pesar de que como ahora, se violaron unas cuantas disposiciones
electorales, como el caso del ilegal financiamiento externo,
el  mandatario ranchero llegó con una legitimidad de la que carece el actual. ¿Qué lecciones extrajimos de la experiencia de la primera elección del milenio? ¿Qué nos mostraba la realidad
objetiva que habría de suceder en
la elección de 2006? Hoy, ustedes se mecen los cabellos por lo
que pueda ocurrir en las elecciones intermedias del año entrante. Pues, ¿qué no
aprendimos nada en base a lo observado durante la última elección presidencial?

 

 

Se nos ha olvidado que
han pasado 40 años desde
la cobarde masacre de la plaza de las tres
culturas
, y aún no hemos
alcanzado una democracia con
elecciones claras y sin impugnaciones. Se nos ha olvidado que algunos de los estudiantes
fueron obligados a seleccionar entre ser absorbidos por el sistema o de plano
la clandestinidad, esto es, la violencia ilegal, algo que
nosotros no deseamos, por lo menos yo no, bajo ninguna circunstancia. Se nos ha
olvidado que algunos de sus
tácticas de propaganda estaban comenzando a calar en el sistema. Se
nos olvida que el movimiento se dio en un contexto de relativa estabilidad económica,
que el actual gobierno no goza.  Su
proverbial
ineptitud
para lidiar la actual
coyuntura económica, nos puede dar una oportunidad a la que no tuvieron acceso
nuestros hermanos hace 4 décadas. Ya que hasta ahora los procesos electorales
han sido
inútiles para nosotros, la economía puede ser nuestra mejor aliada, permanezcamos organizados
e informados
pacíficamente como hace 40 años y entonces triunfaremos. AL
TIEMPO
.

 

 

 

 

MARCanOa;

 

MATAmoros,
Tam(aulipas-Tlatelolco);

 

02/10/08.

 

 

 

 

 

…efímera,
pero la felicidad existe, camarada.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s