Hordas Rapaces

HORDAS RAPACES

Mientras todo el mundo esperaba que lo acribillaran por la espalda en una emboscada, su viuda estaba segura de verlo morir de viejo en su cama, confesado y sin agonía, como un santo moderno. Se equivocó en algunos detalles. José Montiel murió en su hamaca, un miércoles a las dos de la tarde, a consecuencia de la rabieta que el médico le había prohibido. Pero su esposa esperaba también que todo el pueblo asistiera al entierro y que la casa fuera pequeña para recibir tantas flores. Sin embargo, sólo asistieron sus copartidarios y las congregaciones religiosas y no se recibieron más coronas que las de la administración municipal.

Gabriel García Márquez. “La viuda de Montiel”, Los funerales de Mamá Grande, © Gabriel García Márquez, 1962. Pp. 16. Para Leer de boleto en el metro (10). México, D.F.

La incredulidad.

En importantísima misión a la capital michoacana, localizo y abordo a un infortunado taxista, para inquirirle si conoce algún lugar propio para dormir que se sujete a mi estrecho presupuesto.

_ ¿De dónde viene?

_ Ahorita de Cuernavaca.

_ ¡Ah, ´tá chido por allá!

_ Sí, está bonito.

_ ¿Y a qué viene por acá?

_ Vengo a entrevistarme por lo de un posible trabajo.

_ Orales, mi hermano también le batalló para encontrar, dos años se pasó sin chamba, pero no se quedó parado, se metió a estudiar dos maestrías y ahorita ya es director de una prepa.

A este compa todavía no le han implantado el chip nacional del terror a flor de piel, en unos cuantos segundos agarra confianza y me facilita su número de teléfono celular para llevarme a mi cita la mañana siguiente.

_ Así somos las personas aquí, si miramos que la persona es buena, tomamos confianza luego, luego. No como en el DF que uno tiene que andar a las vivas.

_ Sí, ya me di cuenta. Pero no se crea todo lo que dicen, también viví en la capital, ahí aprendí que en las grandes ciudades con no ejecutar conductas riesgosas, se puede vivir relativamente tranquilo. Yo pensé que aquí estaba más peligroso, ya ve lo que dicen en los noticieros.

_ Nel, aquí se está muy bien.

_ Sí eso es lo que veo. Según me dicen unos amigos que viajan mucho, en algunas ciudades la gente se recoge temprano, y por la noche usted ve las calles vacías. En Tampico la gente rumora que tienen a los taxistas a cuota. ¿Aquí no?

_ Nel, ya ve que según aquí andan Los Zetas y los de La Familia, pero a mi no me han pedido nada.

_ ¿Le tocó a usted lo del 15 de Septiembre?

_ Ni Dios lo quiera. Entre nosotros, los taxistas, ya sabíamos que algo iba a pasar. Yo le prohibí a mi esposa que saliera con los chamaquillos. Se enchiló un chingo, pero mejor así. A mi cuñada también le dije lo mismo, porque mi hermano está en el otro lado, pero ella no me hizo caso. Lo bueno fue que no le pasó nada.

El desconocimiento.

_ Los del IMP me contaron que les quieren hacer firmar un nuevo tipo de contratos en los que son despedidos, a la menor provocación por causas nimias – le dice nuestro conductor a la mujer maravilla camino a Morelia.

_ Sí, eso me dijeron también. Pero no te pierdas, PEMEX es la verdadera joya de la corona, manito. Petróleos da cuatro de cada diez pesos de lo que nos gastamos.

_ No, pus sí es un buen.

_ Así es, imagínate si se gastarán inteligentemente, y no para pagar a todos esos funcionarios parásitos. Tendríamos un mejor IMSS por ejemplo, con todo el equipo médico necesario, y a tu esposa la hubieran atendido bien (recién nos había platicado que hospitalizaron a su esposa por una anemia, y que tuvo que pagar los gastos porque su seguro de gastos médicos mayores no contempla ese tipo de enfermedades), ¿no?

El reduccionismo.

_ Mira, yo leí que el problema con los mexicanos son nuestros genes de la parte árabe de cuando estos ocuparon la península ibérica, actuamos como hordas jalando cada quien agua pa´su molino, nos es imposible ponernos de acuerdo en un fin común y actuar en consecuencia –me dice la mujer maravilla.

_ Mucho cuidado con eso. Yo también he leído a ese tipo de intelectuales que con una palabra o frase mágica intentan explicar todos los problemas nacionales. No es que no podamos encontrar respuestas, pero eso de simplificar de más no ayuda a solucionar nuestras broncas. Constantemente me doy de topes con ello, chiquita. Intento racionalizar el comportamiento de nuestra fauna política y no puedo desentrañarlo todo, neta. Que si neoliberalismo, malinchismo, conservadurismo y todos los ismos imaginables, y nomás no doy con la respuesta. Una cosa si te puedo decir con seguridad, actúan como hordas rapaces, ellos sí, a los que solo el billete les motiva. Por eso tenemos un gobierno delincuencial, a todos los niveles: coyotes, ligas con la delincuencia organizada, tráfico de influencias, nepotismo, contratos ilegales, y todos esos etcéteras que ya conoces. Eso es lo que tenemos que abordar sin concesiones.

Algunos de los europeos no están dispuestos a conceder cambio alguno a su “holgado” estilo de vida y han decidido apostar por el status quo en plena recesión económica. Así que, por el momento aquellos que gustamos de las ideologías nos hemos quedado huérfanos de horizontes vanguardistas.

¿Qué habrían de preservar “el 60%” de mexicanos en pobreza? Aún concediendo ignorar la teoría política básica (algo verdaderamente peligroso para el mexica de a pie) pa´entender la realidad actual, ¿ha usted obtenido algo de los gobiernos de la so called izquierda? ¿Han esos extraviados ideológicos mejorado sus condiciones en rubros como los de la Salud, la Educación, la Habitación o el Vestido? Con ese objetivo llegaremos a las urnas el próximo 5 de Julio (considerando que bien podrían repetir el muy ya visto numerito del fraude electoral): tratar de expulsar a esas hordas rapaces que se escudan en todas las siglas partidistas, e imponiendo pacíficamente un gobierno que cambie nuestra desastrosa situación socioeconómica actual. AL TIEMPO.

TONY;

Cuernabaches, MOR(ritas);

13/06/09.

… sorry, comp@s. Malito a pancita.

P.D.Con las pilas bien puestas.

El Correo Ilustrado

Consejero del IFE se puso la soga al cuello, opina

Según una nota de prensa del 9 de junio, el consejero presidente del Instituto Federal Electoral (IFE) declaró que “si la cantidad de votos nulos es superior a la diferencia entre el primero y segundo lugares, en el cómputo distrital será necesario abrir los paquetes electorales y contar voto por voto, a fin de corroborar que no se trata de un error de los funcionarios de casilla”.

Quizá olvidó que la cantidad de votos nulos (904 mil 604) fue muy superior (3.7 veces) a la diferencia entre el primero y el segundo lugares (243 mil 934) en el cómputo nacional de 2006 y, sin embargo, en una interpretación estrecha de la legislación entonces vigente no se consideró necesario abrir los paquetes electorales y contar voto por voto, a fin de corroborar que no se trató de errores de los funcionarios de casilla.

De este grosor es la soga que, con sus propias palabras, el titular del IFE se ha echado al cuello: reconocer que el recuento era necesario y, sin él, el resultado proclamado careció de certeza y validez.

Jorge Eduardo Navarrete

TIMELESS ENCORE:

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s