Cuando la Realidad nos aplaste

Cuando la Realidad nos Aplaste



Y los peces que hay en el río morirán, y hederá

el río, y los egipcios tendrán asco de beber

el agua del río.


Éxodo 7:18 (Casiodoro de Reina, 1569)


Es claro que uno de los enormes logros de la razón fue el haber puesto las emociones en su lugar, pues un razonamiento atropellado por ellas pierde toda objetividad, se vuelve estéril y puede convertirse en un arma peligrosa; además, existen muchos campos del pensamiento en los cuales la emoción, aunque controlada, es un estorbo. Todo esto es cierto, pero igualmente cierto es que todo ello no justifica eliminar la emoción del pensamiento humano; primero porque tal empresa es imposible, pues ¿cómo distinguir la emoción del pensamiento?; segundo, porque ésta es una mutilación tan grande, que en lugar de ella quizá fuera preferible la irracionalidad emotiva que hasta finales de la Edad Media y bien entrado el Renacimiento prevaleció en el pensamiento científico.



La difícil empresa de separar la razón del poder -la peor de las emociones- alcanzó su primer triunfo verdadero en el siglo XVI, al crear nuevas vías de acceso al conocimiento racional que, así, le es arrebatado a una jerarquía que lo detentó durante siglos. Por los métodos cuantitativos y experimentales de Galileo el raciocinio es liberado de un pesado lastre de supersticiones y rituales. Liberación que aún el día de hoy produce una sensación de frescura intelectual, de libertad, de juventud y de vigor en el pensamiento que por sí mismo puede acometer incontables empresas, antes reservadas a los iniciados, sujetos a un ritual interminable y casi siempre más importante por sí mismo que la finalidad perseguida por él.



Arturo Fregoso. Creo Luego Existo. Libro V: Textos y pretextos sobre el pensamiento científico y el pensamiento religioso. Universidad Autónoma Chapingo. México. 1996. pp 142-143.




Another birthday cake. Viaje corto al estado vecino: Cuernos-Chilpo, por favor. Easy riding in the highway. We arrived just in time, it´s raining again.


_ Vente, vamos. Tengo que ir a pasar a recoger a una ñora -me arrea el sobrino taxista de la mujer maravilla.


_ Pérate, güey. ¿No ves que está lloviendo?


_ Ándale, no seas coyón. La Ruca paga bien.


Bueno, creo que el truco no va a funcionar esta vez. Chidos, la señora ya tiene todo preparado al llegar. ¡Ah, caray! Ojalá que, lo que sea que trae la doña en la jarra de peltre, no se vaya a derramar en el asiento.


_ Está muy resbaloso, bato. No va a subir.


_ El Tsuru a lo mejor, no; pero este vocho sube porque sube.



Mmm, lo dudo, carnal. La resbalosa… arcilla de la empinada pendiente parece tener planes distintos a los nuestros. Por fin lo logramos por el flanco derecho, pero las otras calles tampoco están como pa´concurso. ¿Aquí no llegó el programa estrella del sexenio?



_ Oye, bato, están medio pinches las subidas.


_ Sí, loco; pero ya te dije que mientras la ruca se discuta bien, no hay bronca. Además ya viste que el vochito no se raja.


_ Sales. ¿Y qué esperamos, pues?


_ La doña no vive aquí, loco.


_ ¿Y eso?


_ No le gusta el barrio. Dice que está medio peligroso, que ya la han robado dos veces. Por eso vive allá abajo en el depósito. Sólo viene a dejarle de comer al perro y ya.


_ Pues sí, la neta aquí apenas y ha llegado “la civilización


_ ¡Uy, qué fijadito! Esto no es nada, compadre.



El calorcito comienza a calar, pero ni modos, hay que desquitar la papa.


_ ¿Y ora tú?


_ No, pus aquí, la patrona me mandó a chaponar la entrada. Ya ni la jodes, parecía jungla, bato. Ojalá se te pique la carrocería de los carros pa´que se te quite, güey.


_ ¿Sí vamos a ir a Amojileca, tía?


_ No, tú dijiste temprano, ya es muy tarde, y yo quiero ir a las grutas. Ve tú. Ya mañana veremos.


Bueno, vale la pena la recompensa. No solo me esperaba una ollota de tamales, sino que seguro me vieron desmejorado porque las tradicionales “picaditas” tampoco faltan en la mesa.


Well, it´s time for a nap. Apenas me lo estaba saboreando cuando llegan las deportistas.


_ Ya levantate, flojo. Vamos a jugar básquet.


_ Nel, ´toy molido.


_ Nada, pus qué.


_ ¿A la del CREA o a la del PRI? -pregunta el sobrino


_ A las del CREA, está mejor.


No cabe duda que ya necesito un mantenimiento mayor. El chasis ya protesta a la menor provocación.


_ ¡Qué bueno que ya te bañaste! Ándale ponte guapo (como si tal cosa fuera de ganas) porque vamos al karaoke.


_ Uchas, ustedes no tienen llene. ¿Pos de qué pilas traen?


_ Ya no te pongas rejego, venimos todas, vamos a festejar a mi hermana -me dice la mujer maravilla. Pues a eso viniste, ¿no?


Al grupito femenil, el dichoso karaoke no les llena… el ojo.


_ ¿Qué?


_ Vámonos, aquí está de hueva. Vamos a bailar. Mi sobrina sabe de un lugar que está 2-3.


Ya me decía yo, estás traían un complot entre manos. Bien, saben que el dancing no es mi fuerte.


La noche no tiene entonces nada de particular, excepto por el puertorriqueño (un Don Juan wannabe como cualquier otro, come on!!! Yo pensé que teníamos suficiente con los Tex-MEX) que al final de la jornada fastidia a las más pollitas del grupo. Bueno, al fin terminó la tortura, ahora yo solo necesito llenar con unos de trompo el tanquecito.


Oh, my GOD! This is the very first time I´ve seen something like this in Mexico. Uno de los vigilantes (arma larga al hombro) atiende la bomba de una de las gasolineras locales.


Mientras el resto de la familia ha decidido darse un chapuzón en el río, el resto nos dirigimos a las grutas. El trayecto se ve constantemente interrumpido porque hemos coincidido con las procesiones que celebran a Santiago apóstol. Hasta me dan ganas de detener el coche porque se ve que los comp@s están bien apertrechados con infinidad de platillos típicos, golosinas y frutas.


Menos afortunados lucen los comp@s de las rancherías intermedias entre las cabeceras municipales. Todos ellos está fuera de esa realidad virtual que pintan los medios, true reality que nuestros gobernantes rara vez visitan. Ciertamente es imposible que estos lugares sean elegibles para sets de los programas de televisión matutinos, que invitan a vivir México.


Back in the eternal spring city, la mujer maravilla y yo compartimos un café. Mientras me encarga una complicada tarea de búsqueda en la sección de clasificados, ella peina las noticias de la sección nacional del periódico de un poderoso grupo financiero regio, que se publica en la capirucha; ella ha llegado a una de las cortinas de humo de la semana: un grupo de legisladores se dan la gran vida en una de las famosas playas del noroeste de le República Mexicana a costa del presupuesto oficial.


_ Ya ni la joden estos tipos deveras.


_ A mi aunque me ensatana viendo cómo está el país, me repatea más saber que no es la excepción, pero sobre todo que ese tipo de noticias llegan a la primera plana y los debates más sesudos en la telera, mientras el saqueo a gran escala a lo mucho merece nuestra indignación por unas cuantas horas.


_ Sí, pero ¿es que no tenemos los mecanismos para evitar estas… cosas?


_ Ay, chiquita. Sí el problema no son las leyes, las instituciones o los mecanismos, el problema es la aplicación, y para eso le cuelga un rato para tener un sistema judicial eficiente.


_ Sí, Marco, pero deberían hacer algo.


_ Momento. La realidad nos ha mostrado no solo durante la dictadura perfecta, sino ahora también en la época del cambio que, sólo nosotros podemos inducir la transformación de nuestro país. Seguir apostando a que, por un extraño conjuro nuestros funcionarios comiencen a comportarse acorde a nuestros intereses, no es más que un simple sueño guajiro, chiquita.


_ Pero, es que no es posible, Marco.


_ Mira, chécate aquí mismo. El Chucho en entrevista declara que: “se debe cancelar la elección universal en el PRD porque más que una solución es un problema”. No me sorprendería demasiado si viniera de un partido con un rico historial de imposiciones o su copycat actual; pero viniendo de una tribu de un partido que se dice de izquierda esto es aberrante.


_ ¿Porqué?


_ Mira, aún entre los rojillos existe un desacuerdo entre convocar a las bases a participar o dejar las más importantes decisiones en manos de las cúpulas partidistas. Pero esta aseveración nos muestra prístinamente el distorsionado concepto que es tipo tiene de democracia. Aún concediéndote que las masas aún no están preparadas para comprender cabalmente los propósitos más elevados de nuestro movimiento, impedir su participación es una idea retrograda si la expresa el ala izquierdista.


_ Así es, pero mientras el país se nos va de las manos.


_ Totalmente de acuerdo. Es chistoso porque para aceptar la recesión vaya que se tardaron. Aplicaron una definición mañosa –desestimando la universalmente aceptada- con tal de postergar el amargo diagnóstico. Más ahora cualquier ligera recuperación es síntoma de que vamos en franca recuperación (honestly looking forward to see it, buddy). Tú ya lo has visto ahora que anduvimos cerca de Mochitlán (esto hablando de Guerrero, no de Guajanuato, conste): la gente está sufriendo con madres, y eso no lo alivia ningún meloso discurso.


_ Sale, pero la gente parece como pasmada.


_ Porque no se nos ha dado el panorama general. Nuestros padecimientos son aislados, nada más tú lo padeces, tu vecino no. Si se nos brindara el cuadro clínico general –obviamente carecemos de los medios para obtenerlo- verías como hasta el menos politizado salta.


_ ¿Crees?


_ Mira, mi mamá siempre sufrió conmigo, la neta; fui el más enfermizo de mis hermanos; pero ya sea que padecería una enfermedad o me ocurriera un accidente –que no fueron pocos como fácilmente lo podrás notar en mi linda carátula-, ella no se lo pensaba dos veces y al día siguiente ya estabamos a primera hora en consulta general del IMSS (cuando nuestros servicios de salud eran harto respetables), o ella buscando un taxi para que me llevara a urgencias por inquieto. Y aún cuando me llevara a consulta y veía que no mejoraba, ella se movía y ya sea que buscara una segunda opinión o de plano me llevaba al médico particular hasta que me aliviaba por completo. Y pus, aquí me tienes, pa´ desgracia del mundo.


Lo mismo sucede con nuestro país. A nuestra señora nación no se la ha dicho que aunque curable como la disentería, se necesita atacar el foco de infección –aplicar una intensísima destilación a las aguas negras de la corrupción nacional, que se han multiplicado exponencialmente durante el periodo neoliberal mexicano-, y curar el padecimiento. Para evitar que esta atroz realidad económica nos aplaste –no matter what the World Banks, IMFs, and WTOs say-, es importante extirpar de nuestra mente la perniciosa idea de que, por el hecho de contar con los instrumentos para remediarla, nuestros comprometidos funcionarios van a actuar; no basta con quejarnos ni organizarnos ni informarnos, es vital actuar juntos también, y empujar a que nuestros sabios doctores cambien las recetas económicas, sólo entonces podremos el padecimiento aliviar. AL TIEMPO.


M@RColérico;


Chilpo, GRO(tesca-idea);


31/07/09.



… “Dime qué lees y te diré quién eres.”



ENCORE SENTENCIADO:



Sacco & Vanzetti (Montaldo, 1971)





… being edited.



This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s