El Vehículo Alternativo (1/2)

EL VEHÍCULO ALTERNATIVO



Y aconteció que yendo ellos y

hablando, he aquí un carro de fuego

con caballos de fuego apartó a los

dos; y Elías subió al cielo en un

torbellino.


2 Reyes 1:11 (Casiodoro de Reina, 1569)


026 – Elijah’s Chariot Of Fire


LA CHINA

José María Rivera


¡La china! En resumidas cuentas, ¿quién es la china?, me preguntarás. Ya te lo diré; pero entretanto, sábete que si le preguntas a un literato, te responderá que la china es una versión de la maja española, y el erudito te dirá que no es otra cosa que un mal bosquejo de la manola; pero para mí que no soy erudito ni literato, la china es la legítima y hermosa hija de México, y un conjunto de tentaciones capaz de hacerme abandonar a mis costumbres pacíficas, circunspectas y bonachonas, cosa que también sucederá a los "conocedores" e inteligentes si llegan a ver esa personita, que en este instante es mi única inspiración, mi solo numen.



De repente la ronda viene a poner fin a la pelea. Poco después, Mariquita, furiosa porque han aprendido a su amante, sufre un pequeño interrogatorio, hecho por el juez competente en la materia. Oigámoslo:


_ Diga usted qué relaciones la ligan con ese hombre.

_ ¿Relaciones?

_ Sí, con el del sarape.

_ ¡Pst!, yo tan fea como tan clara. Ese hombre… Ya sabé usté.

_ Sin embargo, el otro, según se expresa, tiene derechos…

_ ¿El otro? ¡Deslenguado!, eso sí que no; yo soy la tierra que todos pisan, pero no sé hacer capirotadas. Si él se alaba de lo que carece es porque tiene la boca donde mismo la tiene usté, donde la tienen todos los embusteros.

_ ¡Silencio! Atienda que le habla a su juez.

_ ¿Y qué? ¡Pues no faltaba más! Yo tengo mi cara limpia y a nadie le tengo miedo… ni aun a usté con todos sus requilorios, y soflamas, y sus letras, y esa ristra de soplones que no más se están haciendo el cargo porque de ahí llenan la barriga.

_ Que calle le digo, Esos insultos pueden pararle en perjuicio.

_ ¡Ay, Jesús! ¡No me lo avise usté!

_ Que se lleven a esa mujer.

_ ¡A Dios! ¡qué orgullo…! Más feos lo he visto en los retablos, y ni lo negro de una uña que se me da… Si pensará usté que yo soy de las que compran la justicia con su… ¡Cuándo, mi vida! ¡Primero pego la boca a una pared que pegarla donde usté se quisiera…!

_ ¡Fuera esa mujer!

_ Vamos, señora: salga usté.

_ ¿Y a quién mete aquí al soplón?

_ Andele, vamos.

_ ¡Oh, suelte!, no necesito muletas para andar… yo sola sé irme por mi pie.

_ Ande, cállese.

_ Mire usté los encopetados. ¿Qué se los trague quien no los haiga visto tan mansitos en la puerta de mi casa…!


Pablo Gomez Exhibe Al Aspirante A PGR, Arturo Chavez, Con Preguntas De Escuela 1/2


LA ESTANQUILLERA

Ignacio Ramírez


Mulier formosa superne.

Horacio.


¡He aquí un tipo verdaderamente nacional! La vendedora por menor de puros, de cigarros y de los otros artículos que producen las rentas estancadas, es hija del monopolio; y la hemos visto agotarse y degenerar la libertad del tabaco; su alimento le viene de Orizaba. La piedra de un litógrafo le ha cantado y procuraba retratarla nuestra pluma. A Flora se le consagraba el aroma de las flores, que ella misma cultivaba; hermosa estanquillera dame una cajilla de puros para que pueda yo presentarte al público en tu santuario, envuelta con el humo fragante de tus mismos pebeteros.



"¡Soy muy desgraciada!", a pesar de mi virtud, con frecuencia aparezco como culpable, no porque mis acciones dejen de ser inocentes, sino porque el mundo interpreta como malo todo lo que observa en las jóvenes, que se separa un tanto lo que esperaba encontrar en ellas. Estas botas me han causado muchas veces amargas escenas; nadie las ve sin condenarme; ¿me será preciso escribir en ellas su historia?


¡Oh dulces prendas por mi mal halladas,

dulces y alegres cuando Dios quería!


"Estas botas pertenecieron a mi padre, veterano de la independencia, y lo único que me ha dejado en su testamento fueron estas botas y su gloria. Pero doña Petra que por mi desgracia las vio, asegura que pertenecen no sé a cuál de los señores oficiales que acostumbrar concurrir al estanquillo; ¡infame calumnia! y, ¿contra quién se dirige?, contra mí que nunca he pensado mal ni hablado en mengua de persona alguna. Y, ¿quién se atreve a deshonrarme tan impíamente? ¡Doña Petra! ¿Sabéis quién es Doña Petra? Figuraos una vieja con peluca sobre la frente y carmín sobre las mejillas, y que tiene interpolados sus dientes con los ajenos, pues ésa es Doña Petra. ¿Sabéis que hay viejas que buscan a precio de oro un mentecato que se atreva a acariciarlas? Pues de ésas es Doña Petra. Se ha hablado de una vieja que prostituyó a su hija por librarse de una rival peligrosa; pues esa vieja era Doña Petra. Púdraseme la lengua primero que yo me ocupe de su vida privada: ¿por qué se interpreta tan inicuamente la mía? Sufriera yo con paciencia tan viles hablillas si no las repitieran a coro los ecos de toda murmuración, es decir, esa jorobada de Agapita, cuya virginidad es como la lotería de San Carlos, que cada mes celebra un sorteo y tiene algún afortunado que se la saque; y esa recién aparecida de doña Julia que se nos vende por esposa de un abogado, cuando es público y notorio que sus maridos, como el papel sellado, sólo tienen un valor durante un bienio; y agreguen ustedes a ésas, la fatua de Ruperta encaprichada en que su tápalo es el único en la población, cuando no puede aspirar a ese privilegio sino en su casa.


Aristegui – Memorias prohibidas de Ignacio Ramirez, El Nigromante ½


Los mexicanos pintados por sí mismos. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, D.F. Primera Edición. 1997. Págs. 31, 40-41, 110-111 y 113-114.


Una información verídica y precisa es esencial, si es que usted se ha planteado crear una estrategia que le ayude a resolver un problema de vital importancia para su propia supervivencia. Dejando a un lado la bizantina discusión de si el elemento antropogénico ha rebasado el umbral de influencia decisiva, creo que pocos discuten que en las actuales circunstancias, el cambio climático es un tema toral para el destino del género humano.


The Man Who Sold the World – David Bowie


¿Tendrían que necesariamente entrar en conflicto sus esfuerzos ecologistas con los intereses nacionales? Alejémonos por un instante, de las posiciones irreductibles los eternos inconformes en las grass roots de todos los continentes, y juguemos de lado moderado: ¿qué artículos son necesarios para mantener su nivel de vida? ¿Este patrón suyo de consumo, está cercano o alejado de aquellas necesidades básicas que mantendrían la sustentabilidad de la vida en el planeta de todos nosotros?


Trailer definitivo ¿Y tu Cuanto Cuestas?


Mi padre momentáneamente no pudo satisfacer plenamente una de sus necesidades básicas.


_ Pues lo estábamos esperando porque tu hermano ya arregló que lo operen en Tampico, pero él está en la oficina, ya lo conoces –me dice mi jechu.


_ ¿Cómo? ¿Ya estaba todo arreglado en Tampico?



_ Sí, pero él se fue a trabajar, y no creo que viajemos hoy. Ya tu hermano había arreglado que lo viera otro médico, ahora a ver qué pasa.


Ya valió queso mi entrenamiento en Anger Management.


_ ¡Utas!, no estaré de acuerdo con los métodos de convencimiento de aquél, pero se la bañan; si ya tenía todo arreglado, ¿qué carajos están haciendo en Matamoros entonces? Déjame le llamo.


_ Sí, pero no lo vayas a regañar, no quiero que se ponga peor, por favor –me reconviene mi progenitora.


_ Sales, al rato te hablo.


Misma ciudad, diferente número telefónico.


_ Oye, pa´, ¿qué tenías que ir a Tampico?


_ Sí, ya quiero que me quiten esta cosa que me molesta.


_ ¿Cuándo te van a operar?


_ ¿Operar? ¿Quién te dijo eso? No, primero me van a revisar de nuevo, para ver si me tienen que hacer el estudio caro ese. Rico ya habló con un cuate suyo que me va a revisar – me aclara mi ´apá.



_ ¿Y luego? ¿Por qué no fuiste? ¿No tenías que estar hoy en Tampico?


_ Sí, pero no tenía ni un cinco, ninguna de las cuentas tenía dinero, hasta hoy que ya nos cayó algo. Mañana nos vamos.


Alright, eso cambia el panorama, ya hay una razón de peso suficiente que impide el traslado.


_ Pero, ¿sí vas a ir?


_ Claro, ¿apoco crees que ando muy cómodo con esto?

_ Ora pues, te llamo mañana para ver que pasó, ok?


Otra clasemediera anda también de capa caída.


_ ¿Qué crees? Se nos quedó el carro, llovió a cántaros y estaba inundado en la entrada, estuvimos esperando un buen rato hasta que amainó. Como pasaron otros autos chicos como el mío, pensé que nosotros también la hacíamos, pero que pasa una camionetota y con la ola que armó nos mojó todo, se apagó el motor y ya no lo pudimos hacer caminar más.


A Marquito se le ha ocurrido que tal vez pueda arrancarlo. Así que modifica su consabida rutina diaria. Todo es inútil, el problema es más grave que solo cables mojados. Pero, ¡ah, craso error!, ha movido el coche al intentar encenderlo con un pushe, así que el ajustador ha levantado nota de ese pequeño detallito que hace inaplicable el seguro automotriz. I´m so sorry, Darling!


La mujer maravilla considera que ya que es el auto de una fémina no interesada en asuntos mecánicos, ha llegado la hora de reemplazarlo.


_ ¿Cómo la ves?


_ Pueees, en otras condiciones te recomendaría sin titubear, que lo cambiaras porque ya comienza a dar mucha lata, pero estos no son tiempos normales, son épocas muy turbulentas, y por lo que leo, es muy probable que la economía de todos nosotros (la microeconomía, la que se refleja en nuestros bolsillos) va a empeorar.



El diagnóstico del mecánico no puede ser peor, el agua penetró la cámara de combustión de por lo menos tres pistones, y al parecer afectó también la caja de velocidades, ufff!!!


El chistesito se ha de devorar muy pronto los ahorros de la mujer maravilla para la reparación. Durante un brevísimo período de tiempo ella ha tenido que lidiar con la rápida estimación del precio de su auto usado y descompuesto; la oportuna oferta del hermano de su mecánico de cabecera, que parece aprovechar la circunstancia de tratar con una mujer en apuros automovilísticos; buscar un posible amigo comprador que, por el hecho de contar con parientes avezados en los motores de combustión interna podría interesarle su unidad a un precio justo para ambas partes; comenzar una peregrinación a una que otra concesionaria para evaluar la posibilidad del financiamiento de un auto nuevo, recuérdese que ni existen apoyos reales para la adquisición de autos ecológicos, ni somos chinos, sudcoreanos o hindúes (¿los brasileiros están a punto de producir su marca local?, not sure of that) que apostaron por una industria automotriz nacional que, por el solo hecho de ser tecnología doméstica, puede ofrecer alternativas más baratas para sus connacionales.


Es posible que, en vista del curso socioeconómico actual, no haya de pasar mucho tiempo en que, como los habaneros, nos veamos orillados a trabajar en tecnologías locales para nuestro desplazamiento citadino motorizado, y entonces se nos otorguen premios for our brilliant indigineous responses (oh, yeah!!! que mitiguen nuestra emisión per cápita de gases que causan el efecto invernadero.



This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s