Frases a medias (1/2)

FRASES A MEDIAS



Pero cuando oyeron lo de

la resurrección de los muertos, unos

se burlaban y otros decían:

Ya te oiremos acerca de esto otra vez.


Hechos 17:32 (Casiodoro de Reina, 1569)



Bien, pues el book review, referencia o lo que sea, estaba ya planeado, antes de que el tema se tornara verdaderamente picante esta semana; así que, con tal de no herir susceptibilidades y como he notado también que andan medio cortitos de ideas, va un cuentito de ciencia ficción de petatiux (oigan, ¿sí cierto que para este género en particular, la mejor historia puede aspirar al prestigioso premio García Luna?), ideado y escrito a dos sesos (agradezcan, por favor, a la mujer maravilla su siempre valiosa y desinteresada colaboración). ¡Vaaa!



GOTA A GOTA


El agua que goteaba de las tejas hacia un agujero en la arena del patio. Sonaba: plas, plas, y luego otra vez plas, en mitad de una hoja de laurel que daba vueltas y rebotes metida en la hendidura de los ladrillos. Ya se había ido la tormenta. Ahora de vez en cuando la brisa sacudía las ramas del granado haciéndolas chorrear una lluvia espesa, estampando la tierra con gotas brillantes que luego se empañaban. Las gallinas, engarruñadas, como si durmieran, sacudían de pronto sus alas y salían al patio, picoteando de prisa atrapando las lombrices desenterradas por la lluvia. Al recorrerse las nubes, el sol sacaba luz a las piedras, irisaba todo de colores, se bebía el agua de la tierra, jugaba con el aire de la mañana.


Pedro Páramo (Juan Rulfo).


_ ¡Ufff! Estoy hasta al queque: el pimpón micro venía full, todo inundado en la ciudad, pa´acabarla yo estaba bien feliz viendo mis comedias, y cuando me decidí a lavar los trastes, ¿qué crees?, el mismo cuento de siempre… que se acabó el agua.


_ Ay, Karina. ¿Cuándo te vas a animar a poner todas “las chuladas” que me he cansado de platicarles? –reconviene la madura Mercedes a su vecina mientras respira hondo.


_ ´Ora, tú. ¿De qué me hablas?


_ Pues de los recolectores de lluvia, los atrapanieblas, los lavaderos ecológicos, los biofiltros y todo lo demás que ya te platiqué, manita.


_ ¡Ah, sí!, ya me acordé de todas las mafufadas esas que has aprendido con tus cuates hippiosos y oxidados del ´68, ahora hasta dizque muy ecologistas, ¡yaaa! A mí la neta se me hace engorroso checar que si ya se llenó el tanque, pasar el agua a las cubetas, limpiar el filtro, salir cuando pasa la pipa, y todo lo demás, pues. Siquiera todavía estuviera conmigo el pinche inútil del que me divorcié.


Justo al terminar la frase una morena adolescente con cierta grosura aún infantil entra a la habitación.


_ Má, no hay agua, y ya me tengo que ir al cumple de Susana, ya mero llega la Paola por mí –se queja la hija de Karina.


_ ¿Y qué quieres que haga? Yo también estoy hasta el copete de que a cada rato falte el agua.


_ No te preocupes, mijita. Si quieres bañate aquí; hay un tambo lleno en mi baño –le ofrece Mercedes.


_ Sale, nomás voy por mi ropa y regreso.


Mercedes tratar de aprovechar la situación para convencer a Karina.


_ ¿Ya ves, Karina? Yo tengo mis cisternas llenas (eso que sólo son pa´mijo y pa´mí) y aún así me sobra para la cuota de agua que doy a las pipas del programa de recolección.


_ ¡Nah!, no me convences. A ver, ¿cómo sé que me va a beneficiar ese programa? – contesta Karina incrédula.


_ ¡Ay, Karina! ¿De dónde crees que sacan el agua que ahora llega cada domingo en la mañana? –contesta Mercedes adoptando un tono paternal.


_ Pus… no sé. ¿De dónde, a ver?


_ Pues del agua que donamos todos los que participamos voluntariamente en el programa. Por eso te estoy jodiendo a cada rato que vayas a los talleres que damos en la ayudantía, y te inscribas en el bendito programa.


_ Chales, apenas tengo pa´que mi hija y yo traguemos, y tú quieres que gaste en esas madres –responde Karina con un inconfundible dejo de fastidio.


_ ´Tas mal, Karinita. Las madres esas como tu las llamas son gratuitas.


_ Pues ni así me convences –se limita a decir Karina. ¡Oras, mira quién viene ahí! ¿Qué no es esa la esposa del licenciadito ese que apenas le dieron su huesote en el ayuntamiento?


_ ¡Achís, tienes razón! ¿Y a ésta qué mosca le picó? Y viene derechito para acá.


_ Oigan, ¿ustedes si tienen agua? Regálenme, ¿no? En mi casa no hay ni gota –se dirige a ambas, una joven mujer de jeans ajustados y estilizada figura.


_ Precisamente estaba tratando de convencer a Karina de que asista a los talleres a los que siempre las invito, pa´que ya no batallen tanto con el agua –responde Mercedes.


_ Aishhh, no; ¡qué flojera! Yo sólo quiero agua para que “mi muchacha” terminé de limpiar el cochinero que quedó después de la fiestecita que mi marido tuvo anoche –contesta con grosera apatía Denisse.


_ ¿Sabes qué, Mercedes? Nos vemos el sábado en la ayudantía – contesta Karina saliendo al tiempo que menea su cabeza y dirige una acusadora mirada a Denisse.



A Anabel Hernández.


La reunión de Copenhague se acerca. Se aspira a “…un tratado con acuerdos concretos y factibles para todos los países”. Por el bien de nuestro planeta espero que cuando 2020 (muy probablemente un decrépito cincuentón en el 20/20) nos alcance, todos hayamos cabalmente cumplido con nuestras cuotas. En caso contrario, si al final de la próxima década arrastramos otro Protocolo fracasado, habría de preguntarme: ¿Qué propuestas soñadoras e irrealizables habrían quedado fuera? ¿Qué peso real habrían tenido las ideas del minus G-172, en contribuir a la desaceleración de la actual tendencia ascendente de la temperatura global? ¿Qué alternativas habrían sido de plano silenciadas por imprácticas, dado el entonces actual esquema mundial?


Village of the Water Mills Pt. 1


Comienza la guerra silenciosa contra la otrora invencible divisa estadounidense. ¿O ésta será solamente una de sus fases tempranas? A famous British journalist unveils the secret plan to change the US dollar as the preferred currency for Oil Trading. Oh, dear Lord! It´s not just me, the World is really getting mad.


Robert Fisk reveals truth behind ‘dollar demise’ report


Well, not so fast, buddy. Recuerdo que yo soy de los privilegiados, que viven en un paraíso terrenal hasta hoy llamado México. Otros países menos afortunados están tratando de sacudirse el yugo imperial, para ello utilizan una de las viejas pero todavía efectivas tácticas de combate: la unión. ¿En qué han de parar todos estos esfuerzos? It´s hard to say it, pero si nos hemos de atener a los hechos no habríamos de abrigar muchas esperanzas. Dado que han sido such a bad bast… , sorry, bad losers (ya pierdan una, bros) en las pequeñas… batallas, menos hemos de augurar una fácil victoria en las grandes.



Las empresas mexicanas más grandes contraatacan – a través de sus CEOs- a nuestra petición de actualizar y ajustar la recaudación fiscal nacional. ¡Oh, Dios mío¡ ¿Cuánto más habremos de soportar hasta que los magnates mexicas se solidaricen monetariamente con su país? ¿Cuánto más habremos de esperar para que las finanzas nacionales sean saneadas con este inmenso e irracional cúmulo de exenciones fiscales? ¿Qué de donde hemos sacado esa mentirosa información? Bueno, en peligro de inanición y extinción, pero todavía contamos con un pequeño grupo de combativos periodistas que nos develan el terrible estado actual de nuestro México.


“Primero quiero decirles que estoy aquí por la invitación, pero siempre he tratado de ser lo más objetiva e independiente posible” –dice a manera de introducción la acosada periodista sobre el improvisado podium del hemiciclo a Juárez.


Poco tiempo después el festivo ambiente se torna un poco agridulce.


A Bittersweet Life Fantrailer by Termi of Shaolinproductions


_ A mí me han dicho varios periodistas extranjeros que, por menos de lo que yo he publicado sobre el presidente Calderón…


La sola mención de “nuestro presidente” arranca un aguacero de improperios desde las cercanas gradas.


“¡Pelele!”, “¡espurio!”, “¡enano!”, “nuestro verdadero presidente no es ése…”, “fuera”.


Infortunadamente, no han alcanzado a escuchar el final de la frase:


_ …y su círculo cercano, sin duda ya hubiera caído cualquiera de los gobiernos de sus países.


Poco tiempo después Anabel trata de expresar un reconocimiento público a las tácticas de nuestro movimiento.


_ Yo sé que no es fácil, pero admiro lo que ustedes han hecho, desde las marchas, las brigadas, las adelitas…-declara la periodista, cuando es abruptamente interrumpida .


“Sí, pero parecemos invisibles. ¡A ver! Ha publicado algo sobre nosotras. No, estamos boicoteadas por la tele, las revistas y los periódicos; ni existimos” – replica frustrada una anciana activista.


_ Tranquila, compañera. Por favor, les pido dejarla terminar para escuchar lo que la periodista nos tiene que decir.


_ Es que es cierto, ¿o no tengo razón? –repite la adelita.


_ Sí, pero dejémosla terminar. Ok?


En efecto Anabel ha de terminar con un demoledor caso personal.


“Miren, yo no me quedo con nada en el tintero, lo que aparece publicado es lo que he investigado. A lo más que he llegado, …es a conocer a través de terceros que la verdadera razón por la que Calderón no puede destituir a García Luna, es que éste último descubrió labores de espionaje político a los otros candidatos durante la campaña presidencial, pero no sólo eso, sino que también García Luna también realizó “este tipo de tareas” al propio equipo del candidato presidencial panista, obviamente incluyendo al mismo Calderón.”


¿Por qué mantiene ahí el Presidente a García Luna?

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s