No entiendo todo, pero… (1/2)

NO ENTIENDO TODO, PERO…




¿Tiene la lluvia padre?


Job 38:28 (Casiodoro de Reina, 1569)



Napoleón observó con gesto severo a su auditorio; luego lanzó un agudo gruñido. Como si ese gruñido fuera una orden los perros dieron un salto, aprisionando a cuatro de los cerdos por las orejas arrastrándolos, aterrorizados y emitiendo chillidos de dolor, a los pies de Napoleón. Las orejas de los pobres cerdos sangraban con lo que los perros habiendo probado sangre parecían enloquecidos. Para asombro de todos, tres de ellos atacaron a Boxer. Al verlos venir, éste estiro su enorme y poderoso casco, atajó a uno en el aire y lo apretó con fuerza contra el suelo. El perro chillaba pidiendo misericordia mientras los otros huían con la cola entre las piernas. Boxer, entre tanto miró a Napoleón como preguntando si debía aplastar al perro hasta su muerte o si, por el contrario lo soltaría. Napoleón cambió su expresión ordenándole bruscamente que dejara en libertad al perro, con lo que Boxer aflojó la tremenda presión y el perro huyó gimiente y maltrecho.


El tumulto cesó de inmediato mientras los cuatro cerdos aguardaban temblando como si la palabra culpable estuviera escrita en cada surco de sus rostros. Napoleón los emplazó a que confesarán sus crimenes. Se trataba de los cuatro especimenes que habían protestado la vez que Napoleón decretó abolidas las reuniones de los domingos. Sin otra exigencia, confesaron que había tenido contacto clandestino y permanente con Snowball desde que fuera expulsado, colaborando con él en la destrucción del molino habiendo convenido más tarde, en entregar la “Granja Animal” al señor Frederick. Después agregaron que Snowball había admitido en su presencia y confidencialmente, ser agente secreto del señor Jones desde muchos años atrás. Al finalizar su confesión, los perros, sin perder tiempo, les abrieron la garganta al tiempo que Napoleón con voz terrible, preguntaba si algún otro animal tenía algo que confesar.


Las tres gallinas, que habían encabezado el conato de rebelión a causa de los huevos, se adelantaron para declarar que Snowball se les había aparecido en sueños incitándolas a desobedecer las órdenes de Napoleón. También a ellas se las destrozó. Posteriormente fue el turno de un ganso que confesó haber ocultado seis espigas de maíz durante la cosecha del año anterior comiéndoselas por la noche. Una oveja admitió haber orinado en el bebedero, bajo la influencia, según dijo, de Snowball, mientras otras dos ovejas confesaron el asesinato de un viejo carnero, servidor y adicto a Napoleón, después de perseguirlo alrededor de una fogata, A todos ellos se los ejecutó al instante. Y la larga serie de confesiones y ejecuciones continuó hasta que una pila de cadáveres se amontonó a los pies de Napoleón. El aire se impregnó con el fuerte olor de la sangre, al que se había olvidado desde la expulsión de Jones.



Terminado el macabro espectáculo los animales que habían sobrevivido exceptuando cerdos y los perros, se alejaron en grupo, estremecidos y consternados. No estaban en condiciones de discriminar qué resultaba más horroroso: si la traición de los animales que conspiraron con Snowball o la represión brutal que acababan de presenciar. Y aunque tiempo atrás hubo innumerables veces matanzas igualmente terribles, a todos les parecía más despiadada ésta que había sucedido por haber sido ejecutada por animales contra animales. Desde que Jones había huído abandonando la granja, ningún animal asesinó a otro animal. Ni aun una rata. Cuando llegaron a la loma donde estaba el molino a medio construir y de común acuerdo, se recostaron, como agrupándose para darse calor: Clover, Muriel, Benjamín, las vacas, las ovejas y toda una bandada de gansos y gallinas: todos ellos con excepción de la gata, que desapareció repentinamente, rato antes de que Napoleón diera la orden de reunirse a los animales. Durante un tiempo nadie habló cuando Boxer permanecía de pie batiendo su larga cola negra contra sus grupas emitiendo de cuando en cuando un corto relincho de extrañeza. Finalmente dijo: “No comprendo, Yo no hubiera creído que cosas así sucedieran en nuestra granja. Eso debe obedecer tal vez a algún error de nuestra parte. La solución, según la veo, es trabajar más. Desde ahora me levantaré una hora más temprano todas las mañanas”.


Y alejándose con lento trote en dirección a la cantera, juntó dos carretadas de piedras y tiró de ellas hasta el molino antes de acostarse.


ORWELL, G. Rebelión en la granja. Grupo Editorial Tomo. México, D.F. Tercera edición. 2003. Págs 98-100.



Los Tigres del Norte – La Granja (Video Animado) Estreno Official



A los farmers de Le Barón.


La Revolución Invernal se ha adelantado en esta región del Golfo de México. Acostumbrado a que en el sur de Tamaulipas el primer ramalazo llegue cada 20 de noviembre, el norte nos ha agarrado esta mañana medio desprevenidos.


Norteado


El aviso de check engine en el tablero debería ser señal suficiente, para que no me tome por sorpresa el día (en) que la troca me deje tirado a medio camino. Un compa nuestro desestimó tales advertencias.


_ No seas gacho, dame esquina, ¿no? –me dice en la cocina.


_ ¿Y eso?


_ Pasame corriente, se me bajó la pila.


_ Chales, ¿cuál traes ahora?


_ El azulito, el negro anda fallando también y por no ponerle la batería de ese, ya ves –me aclara.


Bueno, ahora es el azulito, ahora es la batería, mañana el bendiX, la banda más tarde, ve tú a saber que falle la semana que entra. Demasiado confiar en el diseño original y olvidar el mantenimiento regular, desafortunadamente los coches autorreparables son aun cosa de ciencia ficción. El mismo perverso (y en este caso deliberado) procedimiento que se les ha aplicado a nuestras últimas y muy codiciadas perlas estatales, hasta verlas reventar por inservibles.


_ Así es, gracias a Dios encontramos una pequeña empresa con torno, y seguro que vamos a poder terminar el proyecto en Michoacán –me dice una aliviada mujer maravilla.


_ Me da mucho gusto, chiquita. Ayer te notabas muy preocupada.


_ Más preocupado estaba el dueño del taller, Marco. Neta que me dieron ganas hasta de llorar. Nos dijo: “seguramente yo no alcanzo a comprender todo pero, ¿cómo está eso de aumentar los impuestos?, ¿no les bastó con los aumentos a la gasolina, el de los depósitos en efectivo, el teléfono?, y eso que yo los pago puntualmente pa´no tener problemas (conozco a varios riquillos que gracias a sus altos contactos no pagan un cinco), y no meto en política tampoco pa´que no me vengan a jorobar con una auditoría express; estamos ahorcados, mijita. ¿Qué me queda? Le juro que yo no se lo deseo a nadie en estos tiempos pero, el año que entra voy a tener que despedir a varios” –me dijo señalando a sus empleados; “y no se vale, ellos son el sustento de sus familias, así que, yo seguramente no entiendo todo, pero no alcanzo a ver como aumentando impuestos vamos a salir de la crisis, si varios de ellos se van a quedar sin empleo.” –remacha impotente la mujer maravilla.


_ Así es, esa historia me la sé muy bien, mi estimada.


_ ¡Exacto! El pobre señor me hizo recordar a tu pá y tus hermanos – me interrumpe la de Guerrero.


_ Y eso que no te sabes el segundo acto de la tragedia, con una frontera llena de insaciables coyototes, y de los más peligrosos. De esos que tomaron por asalto las aduanas, privatizaron el segundo reconocimiento, contrabandean con la mercancía decomisada (ya me dijeron mis carnales que vieron las cornetas de carro en los Waldo´s, y el tripón ni siquiera les ha pagado lo que les debe porque no se apellidan Servitje o Zambrano) e hicieron (unas) estratégicas asociaciones en los principales puertos del país.


_ ¿Y cómo le están haciendo pá sobrevivir?, debe estar duro –me pregunta en el chat la femina.



_ Pus, no más pa´que te des una idea, uno de los cuadernos de mi papá, pequeño negociante también, ya tiene tres días que viene a la oficina pa´ hacer tiempo, en espera de que le paguen una factura atrasada. ¿Cómo la beisbol?


Siendo un poquillo ingenuo, yo podría culpar sólo al eterno malinchismo del mexicano, tal vez encontraría una fácil excusa en el difícil entorno económico mundial, cargarle el muertito a las apuestas políticas tapadas de los tricolores, endilgarle cualquier alocada iniciativa a la despiadada sombra regiomontana, encasquetarle todas nuestras tragedias nacionales to that crazy little thing called president, embarrarle cada pena antigua o neonata al feroz imperio yanqui, … y un largo etcétera de chivos expiatorios a modo. Fácil, ¿no?; que el público se agrupe (en el zócalo, please, o de perdis en el hemiciclo) y que me aclame.



Harto más difícil es, aun no entiendiéndolo todo, aventurar hipótesis (no en forma irracional, sino con base en información verificable) para cada uno de nuestros problemas nacionales, y mucho más importante, soluciones viables.



¿Qué la izquierda no propone? Niet, esa capacidad se la dejamos a las múltiples izquierdas de ocasión. Just to warm up, van los casos emblemáticos. Cuando disfrutábamos de la bonanza por los altos precios del barril de crudo (btw, no es completamente cierto ni siquiera preciso que el petróleo mexicano se esté agotando rápidamente como lo afirman algunos mercenarios mediáticos; los expertos discuten sobre el punto de inflexión de los combustibles fósiles. Now, en el Golfo de México existe una veta cuyas verdaderas cifras se nos han escamoteado. En todo caso, los verdaderos ambientalista no proponemos, de ningun modo, un futuro anclado en el petróleo, sino un plan estratégico en el que los ganancias que recibimos de nuestros recursos petroleros financien la educación, la ciencia y la tecnología que indudablemente detonarían nuestro desarrollo socioecónomico, al encontrar nuevas formas para satisfacer nuestras necesidades energéticas nacionales, que es muy diferente), nosotros preguntamos qué se estaba haciendo con esos excedentes, y resultó que se iban al otro barril sin fondo de las grandes empresas evasoras de impuestos y los injustificables sueldazos de la alta burocracia mexicana. Remember? Después ventilamos el problemón que se venía encima con los nubarrones que anunciaban una cantada contración económica gringa, y sugerimos llegar a un acuerdo binacional en material laboral (desdeñado rubro en el NAFTA), have you also forgot that one? Vaaa, aun con las adversas circunstancias socioeconómicas y con la bronca de la influenza encima, opinamos que se debería integralmente reestructurar las políticas del sector turístico nacional,



Cuando el mito del país joven se está poco a poco diluyendo, hacen falta visiones de Estado para rescatar a un país a la deriva. No, no comprendemos todo, pero entendemos que aquellos países que no pueden financiar todas sus dificultades socioeconómicas, han inteligentemente pactado (por ello, nos os confundais, compas; Rusia aunque con una caída importante del PIB durante la actual recesión, se coloca entre los próximos colosos económicos del nuestro planeta) sus riquezas naturales a cambio de un futuro mejor. Este promisorio horizonte necesariamente implica un cambio del desgastado modelo aplicado en al país durante, por lo menos, los últimos 5 lustros; y debe establecer como meta una disminución de la desigualdad social en México; tal transformación sólo puede y debe ser empujada y lograda por un poder popular organizado y pacífico. AL TIEMPO.



M@RCOmprensivo;


MATAmoros, TAM(editando);


30/10/09.



otra renuncia más. For the sake of “our nation”, please do so.



Romania: Statement 2009 UN Climate Change Summit

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s