Juntos pero no revueltos (1/2)

JUNTOS PERO NO REVUELTOS




Porque el que no es contra nosotros,

por nosotros es.


Marcos 9:38 (Casiodoro de Reina, 1569)



_ ¡Ah, caramba!, ¿de modo que es de veras?


_ Muy de veras, Zarco, muy de veras. Tiene mi madre tal miedo, que, no lo dudes, va a aprovechar la ocasión, y ya dijo que vayamos disponiendo nuestros baúles con lo más preciso; que ira mañana a pedirle a una persona su dinero que le tiene guardado, y nos vamos.


_ ¡Imposible! –exclamó el bandido con violencia- ¡imposible! Se irá ella, pero tú no; primero me matan.


_ Pero, ¿cómo hacemos entonces?


_ Niégate.


_ ¡Ah!, sería inútil, Zarco, tú conoces a mi mamá; cuando dice una cosa la cumple; cuando manda algo, no se le puede replicar. Hartos disgustos tengo todos los días porque me quiere casar a fuerza con el indio, y por más que le manifiesto mi resolución de no unirme a ese hombre, por más que le hago desaires a éste, y que le he dicho en su cara muchas veces que no le tengo amor, mi madre sigue en su porfía, y el herrero sigue también viniendo, seguramente porque mi madre le da alas para que no deje su necedad. Pero, en fin, en esto puedo desobedecer porque alego mi falta de cariño, pero en lo de irnos… ya tú ves que es imposible.


_ Pues, déjame pensar –dijo el Zarco poniéndose a reflexionar.


_ Dime –interrumpió Manuela-, ¿no sería posible que ustedes atacaran la tropa del gobierno en las Tetillas o en otro paraje y que la derrotaran? Ustedes son muchos.


_ Sí, mi alma; sería posible y lo conseguiríamos, pero te diré francamente: los muchachos no se arriesgan a estas empresas, sino cuando esperan coger un buen botín o cuando se defienden y la ven irremediable. ¡Pero aquí no habían de querer! Dirán que atacando a esta tropa no van a recibir más que muchos balazos, y si la derrotan, cogerán cuando mucho caballos flacos, sillas viejas, uniformes hechos pedazos. ¡Si los soldados del gobierno parecen limosneros! Además son cien hombres. Tendrámos que cargarles lo menos quinientos, y ¿tú crees que habíamos de juntarlos para eso nada más?


_ ¡Pero, bien –repuso la joven contrariada-, ya sabía yo que los plateados no atacaban sino a los indefensos!… Eso dice mi madre.


_ ¿A los indefensos? –dijo el Zarco, picado a su vez en lo más vivo-. ¿Eso dice tu madre? Pues se equivoca la buena señora; también sabemos atacar a la tropa, y cansados estamos de hacerlo y de triunfar… ¡Indefensos! Pues bueno fuera que hubiera visto la pelotera de anoche. Esos gringos parecían demonios, …se defendían con sus rifles, con sus pistolas, con sus espadas.


_ ¡Ay, Zarco, dicen que mataron a las mujeres y a los niños!


_ ¿Quién dijo eso?


_ El herrero.


_ ¡Indio hablador!


_ ¿No es cierto?


_ ¿Qué se murieron? Sí se murieron, pero nosotros no los matamos, se murieron en la refriega. En fin no hablemos de este asunto, Manuelita, porque me estás lastimando.


ALTAMIRANO, I.M. El Zarco. Grupo Editorial Tomo. México, D.F. Tercera edición. 2002. Págs 46-47.



Reconocimiento Ignacio Manuel Altamirano



A todos los huelgones del próximo 11 de noviembre.


Al parecer exceso de lluvia en ciertas regiones al sur de la República Mexicana (sigo esperando el reporte estacional, compas); intensificación de las condiciones Niño en curso; y ciertas zonas del noroeste aun sedientas. El distrito de riego de esta parte del noreste comienza a exigir una política de asignación (para el presente ciclo) consistente con la publicitada rebosante capacidad de las varias de las presas en la cuenca del Bravo.


No han sido, por otra parte, tan difundidos los alcances verdaderos del pulcro trabajo que han hecho nuestros legisladores en ambas cámaras (que elegimos aquellos que nos negamos a la ahora develada perniciosa iniciativa del voto nulo), que nos ha otorgado una bastarda, perdón, inmejorable ley de ingresos para 2010 que, nevertheless, no one is keen to recognise it, today.



Come on, guys! Es una iniciativa del presidente –el nieto del apóstol se esmera en aplicar unas arcaicas y ya muy desgastadas técnicas motivacionales de banqueta. Bueno, esta vez ni las ya inofensivas travesuras de los izquierdosos han rendido suculentos frutos.



Y la reina salió de shopping -taaaan aburrida en su encierro palaciego, y ha mercado buenos productos en el Golfo. “Ándele, mi morenito, no sea rejego. O Levanta a la dormidita, o el camarón no se le arrima, pues”. In the meantime, un devastado, un destrozado, un pulverizado, Estado Iraquí se rehusa a malbaratar su riqueza petrolera. ¿Cómo es que sin ser cómplice, pardon me, participante activo de la fuerza multinacional, the yellow man se lleva más de un tercio del pastel en una de estas primera concesiones?


Mis compas tampoco entienden cómo (es que) se distribuye nuestro equitativo presupuesto. Debido al sorpresivo frente frío, varios de sus críos andan con el moco de fuera.


_ ¿Cómo sigue la niña? –le pregunto al compa del piso inferior.


_ Ya bien, bato.


_ ¿Ahora sí te la aceptaron?


_ Sí, tenías razón. Ahora si me la Pérez Prado, aunque no estaba en su base de datos, lleve mis últimas contribuciones como derechohabiente, y se le peluquearon porque me la tuvieron que atender de a Wilson –me aclara el amigo.


_ Fue lo bueno, no hubo necesidad de que les mentaras su mey, como la otra vez que no te lo atendieron.


_ Nel. Pero se la bañan bato, mi mujer estuvo en el IMSS como siete horas porque no había suficientes cámaras de nebulización. ¿Pues en qué gastan todos nuestros impuestos? –comienza a perder la ecuanimidad el afectado.


_ Sí, loco. Esos doctores y enfermeras del seguro están bien chiflados. Tienen apoyos económicos para esto y lo otro; y también se la pueden rolar entre ellos para no trabajar toda la quincena –tercia nuestro office mate.


_ No, bato. Estás mezclando. Yo no dudo que sean como tu dices; recuerda que esas fueron “facilidades” que se ganaron a través de sus sindicatos, y si se chiflaron así es porque convenía a los anteriores gobiernos. Ahora, estamos hablando de los hospitales, el equipamiento, las medicinas y todo eso, como era antes pues. Y todo eso que disfrutábamos antes lo dejaron caer adrede, loco; pa´después privatizar el sistema de salud estatal, incluyendo al IMSS –intento sintetizar lo más que puedo.


_ Mira, we. El otro día que mi vieja estaba pariendo y se estaba quejando con madres, y el muy babosete del médico le dijo: así se debería estar quejando cuando se la… y no ahorita. Y yo le dije: ¿qué te pasa, idiota? ¿Apoco así le reclamaron a tu mamacita o a tu hermana? No seas, compa; y tranquílizate porque yo si te surto aquí mismo. Y que llaman al guardia, pero como al chota le expliqué y la gente me apoyo, quedó mal el muy baboso –finaliza su pequeño relato nuestro camarada.


_ Sí, loco; te creo que les falten modales como a tu servilleta. Pero ya te dije que por ahí no va la tirada, ellos también tienen más o menos atadas las manos; al final son banda como tu y yo –le contesto.


_ Mira, bato; ¿apoco en el otro lado pasa lo mismo? –nos pregunta.


_ ¿El otro lado? No manch…


_ ¿Qué? El otro día que quebraron a uno de los mañosos, se lo llevaron en helicóptero luego luego, bato.


_ ¿Y el cuentonón que te llega? –me arriesgo a inquirir.


_ ¡Ah!, eso sí. Pero te atienden, no como aquí que te dejan morir como a la hija de mi compadre, todo porque no aparece en su base de datos. Eso sí te cobran y bien cobrado, loco. Quedas bien endrogado, pero puedes pagar a plazos, y vas pagando como puedas.



Mi compa, el de abajo y yo preferimos dejarlo por lo pronto así. Ya no pude explicarle que el proyecto de reforma de los servicios de salud, es uno de los mayores retos de la actual administración demócrata; en los que se confrontan los rezagos de la anterior estructura belicista en contra de un soft approach que en el papel ha demostrado producir –hasta hoy- no tan diferentes resultados.


Desde 2006, en cada uno de los temas en los que se debaten los grandes problemas nacionales, en donde se antepone la idea a la simple descalificación, nos asiste la razón. ¿Podríamos acceder al prime time pa´derribar cada una de las flagrantes falacias (verdades a medias si desean sed benevolentes) del actual gobierno mexicano? “Sí pagan impuestos, pero nomás poquito”; “es la iniciativa que debimos aprobar no la que quisimos”; “el PIB disminuyó (again?) durante el tercer trimestre según Lolita, pero el INEGI ha finalmente descubierto el fin de la recesión”; “sí me atengo a lo que dice la constitución, pero es que esos huercos no merecen el amparo de la ley”; “por eso mismo, porque se agotan, hay que aprovechar pa´extraer nuestras reservar petroleras”; “somos presa del desequilibrio económico mundial”. En resumen, tendría uno que recibir terapias de choque pa´ poder manejar tanta información contradictoria que desafía al más elemental sentido común.



Celebro el llamado general a la próxima huelga general. No podremos ciertamente, por el momento, competir contra el apabullante aparato mediático que confunde y desinforma. No pretendo tampoco pecar de ingenuo (como cuando estaba muy pollito en 2006) e intentar convencer (eviten en lo posible sumar, por ahora, a los compas que confunder términos y roles) a todos los que deberían ser nuestros aliados, inclusive aquellos que son actualmente meros operadores de un sistema que ellos no diseñaron e implementaron. Más nada nos impide clarificar las sutilezas de la realidad mexicana, y con un poco de suerte lograr su incorporación una vez que reviente el mecate (y ha de romperse primero aquí arribita, una ruptura que solo los iniciados son capaces de visualizar) por lo más delgado. AL TIEMPO.



M@RClarificadOr;


MATAmoros, TAM(arrado);


06/11/09.



tie me up, tie me down!



ALMODOVAR – ATAME – TIE ME UP TIE ME DOWN


This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s